Respuestas y guía para la vida, el corazón y el alma.
Orientación, espiritualidad, duelo.
Coach evolutivo y espiritual.

Fluyendo con la vida

 

 

 

 

Septiembre, es un mes de transición. Es verano y otoño en el hemisferio norte. Es el final de las vacaciones y el comienzo de las actividades; cambia el ritmo de vida, los horarios; se pasa del relax al ajetreo. Y, a veces cuesta adaptarse a los ciclos y etapas de la vida.

 

La vida tiene su propia cadencia, sigue su camino. No espera. ¿Has sentido su fuerza?, ¿su ímpetu? Esa pasión contagiosa que impregna todo lo que haces, piensas, creas, amas. Si hay obstáculos los vadeas, saltas, construyes un puente para atravesarlos. Sientes las señales que te envía, sientes que fluyes con ella, sientes que eres uno con ella. Te sientes capaz de todo, incluso de que lo imposible pueda convertirse en posible.

 

Fluir con la vida, es adaptarse a los cambios, a los imprevistos, a los retos, a las dificultades, a las distintas circunstancias que te rodean y que no son fáciles. Y para llevarlo a cabo, tienes que mirar hacia dentro, encontrar dónde reside tu fuerza y saber cuánta tienes. Esa que según en qué momento te encuentres parece que ha desaparecido, no existe; y, además, ha sido reemplazada por un agujero negro, por un vacío emocional, existencial, psicológico...

 

Sin embargo, la fuerza está contigo. Esa fuerza tiene muchos nombres, puedes llamarle amor, energía, esperanza, fe, confianza, escucha, coraje. Eres valiente cuando miras cara a cara a tu dolor, a tu tristeza, a tu rabia, a tu soledad, a tu impotencia, a tu bloqueo, a tu miedo, a tu pérdida.

 

Lo eres cuando decides vivirlas plenamente, darles su tiempo y su espacio, descubriendo así cuáles son tus límites, tu fortaleza, tu impulso. Dónde reside y cuál es tu felicidad. Aprendes a conectar contigo mismo, descubriendo que tienes la llave que te llevará a poder afrontar las distintas circunstancias que se presenten. Descubriendo que eres mucho más fuerte, poderoso, grande y amoroso de lo que creías. Descubriendo que eres vida.

 

Fluir con la vida, es ser uno mismo.

 

Imagen; está tomada de internet y desconozco quién es su autor.

14/09/2017 19:21:13 Pepe Lasala
Leer esto reconforta Mª Eugenia, porque es así, si fluimos con la vida todo se hará más llevadero, ya que todo tiene un por qué y un para qué, y hemos venido aquí a experienciar. Un besote.
15/09/2017 04:01:20 Spiral Áurea
Hola Pepe,

Estoy de acuerdo contigo. Me gusta cómo lo has expresado, muy bonito.

Besotes.
Envía tu comentario
Tu nombre:
Tu comentario:
(captcha)

 

 

 

 

 

Camino evolutivo, aprender a soltar lastre, a fluir, ¿te suenan estas palabras?


El camino evolutivo significa estar despierto, estar y ser uno con uno mismo. Para ello es aconsejable que prestes atención y observes lo que sucede en tu vida. No se trata de ser mejor ni peor, simplemente de ser. Esa es la clave: ser uno mismo, siendo.


Es vivir la vida observando, viviendo en cada momento lo que sucede, sin angustiarse por el pasado, que ya quedó atrás, ni por el futuro, que aún no existe y ni ha llegado. Hacemos camino con cada paso que damos, con cada instante vivido. Todos; tú también.


Ser el observador de tu vida, implica presencia, atención, ver con una mirada “objetiva” lo que sucede en ella. Lo que va a permitir que estés más preparado, tener más fuerzas para afrontar lo que sucede en ese instante o momento, ya sea una pérdida, un cambio, una oportunidad, una alegría... En definitiva, se trata de sacarle más jugo a la vida y sufrir menos.


Esto no significa que no habrá dolor ante situaciones difíciles, complicadas y duras, sino que al conectar contigo, también lo harás con tu fuerza interior, encontrando el impulso y la energía para mirar hacia delante cuando parece que todo flaquea. Lo que te ayudará a vivir estos procesos desde otra perspectiva, con más sabiduría, con más conciencia, con más recursos.


Mirar hacia dentro, implica observar objetivamente tu vida. ¿Cómo se consigue? Confiando en ti, fluyendo. Conociéndote a ti mismo de manera sincera descubrirás cómo eres, tus valores, cualidades, sombras… Al mirarte descubrirás a tu yo más auténtico, que posiblemente no coincida con la imagen que tienen los demás de ti, e incluso te sorprendas al descubrir a un nuevo yo con el que vibras, sintiendo que es real y auténtico. Lo es.


Descubre tus cualidades, tus dones, tus puntos débiles, tu sol y tu sombra. Sé sincero contigo mismo y habrás hecho parte del camino.


Es un camino solitario aunque puedes hacerlo acompañado. Existen herramientas y técnicas que ayudan a que te conozcas un poco más íntimamente y con mayor profundidad. Puedes comenzar por lo más sencillo, buscando actividades, talleres, cursos, con los que vibres o te llaman la atención. Puedes meditar, estar en silencio, reír, bailar, hacer yoga, mindfulness, taichi, reiki, trabajar con cristales, terapias naturales, pintar, aprender o practicar tarot, cantar…

 

Puedes encontrar a personas que te guíen, aconsejen, cuiden, ayuden a encontrarte, a redescubrirte en este proceso. Serán acompañantes, apoyos en tu camino, ya que despertar, avanzar, crecer y evolucionar es único, personal e intransferible, aunque sí puedes compartido.

 

Estar más despierto y en conexión contigo mismo, siempre es beneficioso. Saber dónde reside tu fuerza interior, el impulso que hace que sigas adelante cuando todo está en contra, que remes a favor de la corriente, que disfrutes y vivas la vida con mayor plenitud, hará que vivas y seas más feliz.


El camino evolutivo, el camino del despertar, del ser consciente, es largo, dura toda la vida. Te invito a que mires hacia dentro y conectes contigo mismo. Sé tu mejor amigo, tu mejor aliado y apoyo.

 

 

Imagen: Foto de Spiral Áurea tomada en un bosque de Alerces en el Parque Natural de Aralar, Guipúzcoa.

Envía tu comentario
Tu nombre:
Tu comentario:
(captcha)

Señales de vidas pasadas: reconociendo lugares

 

 

 

A lo largo de nuestra vida, vivimos situaciones y acontecimientos que consideramos especiales por diversos motivos, y, pueden ser indicios o recuerdos de vidas pasadas. Como por ejemplo:


- Encuentros con personas desconocidas que sientes que reconoces. Relaciones especiales, sentirte unido a una persona, confiar en ella, saber cómo es apenas viéndole un momento.


- Tener conocimiento de un tema, de un idioma, facilidad de aprendizaje, sin haberlo estudio antes, tener sensación de repasar algo que ya aprendiste.

 

- Soñar con personas o con lugares desconocidos que nunca habías visto y reconocerlos en fotografías o reportajes.

 

En esta entrada vamos a hablar de una experiencia real que sirve para ilustrar el tema del que estamos tratando: lugares que aún siendo desconocidos sentimos pertenecer a ellos o nos resultan familiares sin que hayamos estado anteriormente o tengamos información sobre ellos. Al menos en esta vida. En entradas posteriores hablaremos sobre el resto de las señales sobre vidas pasadas.


Dukiñe, acudió a una consulta de canalización porque quería entender y buscaba respuestas a la experiencia que vivió durante a un viaje a Roma. Era la primera vez que visitaba la ciudad, no llevaba ninguna guía de viaje, ni había tenido tiempo de informarse sobre la ciudad, ya que fue un viaje relámpago y no planificado con anterioridad.


Se sorprendió al sentir que volvía a casa, que estaba en casa. Paseando por el foro, desde muy lejos vio las ruinas de un antiguo templo, y sin pensar dijo: "es el templo de Minerva". Sus acompañantes se rieron ante su seguridad y certeza al expresarlo. Al acercarse al templo, leyeron el cartel informativo qué describía qué ruina era. Ponía: Templo de Minerva.


Siguieron su camino y ya en el foro imperial, volvió a identificar las ruinas de un edificio. Esta vez, la casa de las Vestales. Sus compañeros, pudieron comprobar una vez más que no se equivocaba.


Al visitar el Panteón, sintió con certeza que ya había estado allí antes. Mucho tiempo antes. El exterior era el mismo. En el interior, algunas cosas habían cambiado pero seguía reconociendo el lugar. De hecho, era tal la conexión que sentía estando allí, que lo visitó durante todos los días que duró su viaje.


A través de la canalización, Dukiñe descubrió que no había vivido una, sino varias vidas en la Roma Antigua.

 

¿Has vivido una experiencia similar a la de Dukiñe?, ¿has sentido que reconocías un lugar, un sitio desconocido para tí hasta ese momento? Puede que sea el recuerdo de una vida pasada.

 

 

Fuente: Imagen toma de internet. Desconozco quién es su autor.

 

26/07/2017 09:09:32 Maria
cuando tenia 9 años fui a visitar con mis padres la iglesia de Guadalupe en Caceres...recuerdo perfectamente y nunca se me olvidara que al poner el primer pie en sus escaleras senti que ya habia estado alli y se lo dije a mi madre. Por supuesto no me hicieron caso pero yo se que ya habia estado alli...me es muy familiar y quiero volver a ir para experimentarlo.
Un saludo.
26/07/2017 10:30:57 Spiral Áurea
Hola María,

Esas sensaciones son especiales, como la que viviste al estar en Guadalupe, y no se olvidan. Son certezas. No hay dudas. Se sabe.

Gracias por compartir tu experiencia. Y espero que puedas cumplir tu deseo de volver a visitar la iglesia de Guadalupe y así poder volver a sentir la misma sensación que tuviste de pequeña.

Besotes.
27/07/2017 12:48:19 Dukiñe
Hola, María Eugenia

Gracias por publicar y compartir mis experiencias sobre mis vidas pasadas. Creo que otras personas se pueden ver reflejadas en ellas.

Fue un placer estar contigo en consulta. Me diste paz y tranquilidad, y entendí que no era un bicho raro por vivir lo que viví en Roma

Se que volveré a estar contigo.

Un abrazo de luz.
27/07/2017 14:38:50 Spiral Áurea
Hola Dukiñe,

Muchas gracias a tí, por el buen rato que pasamos, por querer compartir con todos tus experiencias en ese viaje a Roma, por entender y comprender que de bicho raro, nada. Faltaría más.

Espero que sigas teniendo más experiencias de este tipo y disfrutes de ellas. Y si te apeteciera compartirlas, aquí hay un sitio para ello.

Besotes.
07/09/2017 11:52:29 Spiral Áurea
Hola Mary,

Es posible que tu sueño te esté hablando más de tu vida actual que de una vida pasada. Observa qué está ocurriendo, qué estás viviendo en estos momentos en ella, y es posible que encuentres la clave a tus sueños.

Para una información más detallada tengo que canalizar y eso lo hago en consulta.

Besotes.
07/09/2017 07:41:38 Mary
Hola María Eugenia! Desde que soy chica tengo pesadillas de que me persiguen. Puede empezar como un sueño normal hasta que no sé porqué termino corriendo, intentando escapar de alguien. Cuando era pequeña la pesadilla era siempre similar, me encontraba corriendo entre una multitud hasta que la gente se abría y podía ver a un hombre que me miraba, siempre el mismo hombre que no conozco. Durante varios años no soñé más con él pero ayer tuve una pesadilla. Esta vez estaba corriendo en la oscuridad, me agarraban de una pierna y caía al suelo. Luego la persona me aplastaba pero yo lograba empujarla y salir corriendo, intentaba gritar y no podía, entonces yo me daba cuenta que estaba teniendo una pesadilla, que me tenía que despertar. Llego a una pared baja por la que se ve una luz, me agarro de los bordes para subir y alguien me ayuda. Cuando estoy subiendo lo primero que veo es la cara del mismo hombre con el que soñaba antes y, como siempre cuando lo encuentro en el sueño, me muero de miedo y despierto. Significa algo que sueñe tanto con alguien que no conozco y le tenga tanto miedo? Por qué razón puede ser? Muchas gracias
Envía tu comentario
Tu nombre:
Tu comentario:
(captcha)

Los sueños y los seres queridos fallecidos

 

 

Recibimos mucha información a través de los sueños. Es aconsejable que al levantarnos, escribamos lo que hemos vivido, sentido y experimentado en ellos, anotando todos los detalles que recordemos. Así, podremos analizar e interpretar qué mensajes e información tenemos.


¿Qué ocurre cuando soñamos con los seres queridos que han fallecido?


Los seres que han fallecido, pueden comunicarse con nosotros, y envían información que consideran que es importante para nosotros. No siempre resulta fácil entender lo que quieren transmitirnos, contarnos y decirnos.


La comunicación se realiza de la manera que consideren y les resulte más sencilla. Envían señales y mensajes de maneras distintas hasta que logramos darnos cuenta de ellas. Y una de estas formas, es a través de los sueños. Durante algunos procesos del sueño, estamos en el plano astral. Un lugar, un espacio común, en el que es más fácil la comunicación entre los seres que han fallecido y nosotros.


En estos encuentros podemos verles, sentirles, escucharles, hablarles e incluso podemos sentir contacto físico como un abrazo, una caricia, un beso. Al despertarnos, sentimos que lo que hemos vivido es real. Estos son los encuentros astrales.


También podemos soñar con ellos, siendo simplemente sueños y no encuentros. En estos no recibimos información directa de nuestros seres queridos. Pueden ser sueños agradables o angustiosos. En ellos, podemos estar reviviendo situaciones por las que pasamos durante su muerte, durante su tránsito. Algunos sueños pueden ser angustiosos y dolorosos, pues estamos recordando de manera inconsciente todo lo vivido, el miedo que pasamos, la frustración, la impotencia por su muerte, la culpa por no haber podido actuar, resolver o expresar aquello que sentíamos o queríamos decirles.

 

Todo ello forma parte del proceso de duelo. Son señales que avisan de que está siendo difícil y que hay vivencias, emociones, sentimientos, cicatrices y heridas que necesitan tiempo y ayuda para ser curadas.


Cuando soñemos con nuestros seres queridos que han fallecido es recomendable observar cómo nos sentimos, qué vivencias hemos tenido, si hemos recibido información y de qué tipo. Todo ello puede ayudarnos a descubrir si hemos tenido un encuentro con ellos o simplemente un sueño.


El duelo por la muerte de un ser querido pasa por varias etapas. Vivimos sentimientos y emociones contradictorias que el paso del tiempo tiende a mitigar y a suavizar.


Les echamos de menos y están presentes en el recuerdo, incluso en el día a día. Y también en nuestros sueños.

 

 

Imagen: Gaelle Boissonnard Cards

05/07/2017 20:33:43 Rosy
Hola María Eugenia qué bonito me ha gustado mucho yo soñé hace casi 4 años con mi padre y le di un beso en la mejilla el me sonrío pero no me hablo y con mi madre que ahora en este mes hace un año que partió no he soñado nunca con ella eso sí cuando hacía 15 días que partido yo estaba en la cama y no te queme acariciaban el pelo fue poquito pero hermoso segurísimo que era ella que vino a despedirse oa decirme que está siempre conmigo mi hija sí últimamente ha sonado 4 veces con su abuela pero tampoco la habla el primer sueño que tuvo con ella se abrazaron las dos y se levantó muy feliz un beso muy grande María Eugenia
06/07/2017 12:18:30 Spiral Áurea
Hola Rosy,

Eso más que sueños, son encuentros.

No siempre hablan, pueden abrazarnos, acariciarnos como os ha ocurrido a vosotras.

Me alegro muchísimo que los hayáis tenido y vivido.

Besotes.
10/07/2017 01:24:36 Myrian
Hola querida Maria Eugenia!

Que hermosa entrada! Me ha ayudado a comprender suenos que he tenido desde que mi papa partió. El ano pasado, poco después de su fallecimiento, sone con el: En el primer sueno, mi papa se encontraba de pie junto a la puerta de la cocina y me miro sonriente y feliz, yo le dije que esperara a que llamara a mama y me dijo que tenia que irse y que le dijera a mi mama que el estaba bien. Fue muy lindo y al despertar me sentí muy bien ya que estaba muy angustiada atravesando el comienzo de mi duelo. En otras oportunidades he sonado con momentos de su enfermedad, el hospital, algunas charlas, momentos tristes, entre otros. Me despertaba con mucha angustia, pero ahora se que son suenos parte del duelo y que me van a ayudar a sanar. Gracias x este aporte esclarecedor y muy útil!

Besos!

Myrian
10/07/2017 13:51:41 Spiral Áurea
Hola Myrian,

No podrías explicarlo mejor. Sí, así es. Unos sueños son encuentros, como el que tuviste con tu padre y te dió un mensaje para tí y tu madre; el resto si pueden formar parte del proceso de duelo, y de todo lo que viviste.

Muchas gracias por tus palabras :D.

Besotes.
10/08/2017 01:11:25 Teche
Soñé con mi esposo (fallecido hacía 15 días) quien me tenía alzada en sus brazos y me de daba vueltas y vueltas, en círculo, mientras llenaba mi rostro a besos, uno tras otro, con mucha fuerza. Nos iluminaba una luz blanca que venía desde lo alto, en forma triangular hasta el piso, muy fuerte, todo era oscuro, sólo teníamos esa luz blanca que caía desde lo alto en forma triangular y alrededor de esa luz caían una tras otra esferas , como burbujas de jabón, era una cortina de burbujas que nos envolvía...mientras caían y caían alrededor de esa luz....en ese instante la alegría que nos embargaba era inmensa, no existía el tiempo, ni nada, sólo éramos los dos....llenos de felicidad... Cuando desperté, tenía la alegría en mi alma, y mucha energía y fuerza para seguir adelante...agradecí a Dios este sueño y hasta ahora no sé por qué soñe con tanta alegría, ya que mi tristeza era devastadora.....
10/08/2017 11:30:28 Spiral Áurea
Hola Teche,

Los seres que han fallecido pueden comunicarse con nosotros de varias maneras. Una de ellas es a través de los sueños.

Estos sueños, son encuentros con ellos, podemos sentirles, abrazarles, besarles, ir a lugares, ver objetos, energía, etc.

Posiblemente, tu marido ha elegido esta manera para estar contigo. Ha sido un sueño muy especial.

Besotes.
30/08/2017 11:07:19 Spiral Áurea
Hola Magdalena,

La respuesta es si. Se puede escuchar y oir hablar a los seres que han fallecido. Es una de las maneras que tienen para darnos mensajes.

En tu caso, creo que pudiste escuchar la voz de tu hija y le respondiste desde el corazón, desde lo más profundo de tu ser.

Me alegro de que lo hayas vivido. Gracias por compartirlo.

Besotes.
29/08/2017 18:55:12 Magdalena
Hola...es la primera vez que escribo... yo perdi una hija (27 años) en una situación muy trágica. Hace 14 años... quiero preguntar si es posible escuchar la voz de alguien q ha a partido porque yo la esuche!! esto ocurrio al año de su partida, yo iba sentada en un transporte público y llevaba a devolver un telefono que habia comprado y no funcionaba bien..en un momento miro el aparato y pienso no me llamaria algun día Patricia...?? y de pronto siento del lado derecho (en el oido) la voz de ella muy clarito pero con un tono de tristeza que me dice"Mamá te extraño mucho" y mi mente creo que no entendio o reacciono lentamente porque no penso....que en "medio segundo!!!!!l" una voz salio desde adentro de mi corazón y le respondio "y yo te necesito tanto" mi mente nunca penso esa frase???!!!!....le he comentado a mis fliares, compañeros de trabajo y amigos...muy contadas fueron las personas que me dijeron que podia ser cierto lo que me paso!!!. Algunos pensaban que estaba mal de la cabeza......pero yo sentia en mi corazon que me habia pasado "Un pequeño milagro". Muchas gracias!!!! por darme este lugar y poder contar esta experiencia.
Envía tu comentario
Tu nombre:
Tu comentario:
(captcha)

La noche mágica de San Juan

 

 

 

El día de San Juan es mágico, especialmente la noche, donde pasado y presente, mito, leyenda y magia se dan la mano esperando ver cumplidos nuestros deseos.


¿Quién no ha saltado sobre una hoguera?, ¿quién no ha bailado y cantado alrededor de ella?, ¿quién no ha echado a las llamas alguna vez, las cosas viejas e inservibles?...


El fuego quema, limpia, purifica, renueva, transforma.


Durante la noche de San Juan solemos realizar rituales en los que dejamos atrás el pasado, lo viejo, lo que lastra y así dar entrada a lo nuevo. Pasamos de una etapa a otra, buscando la llegada del cambio, de la transformación, de la renovación.


Si te animas a realizar un ritual aquí tienes los pasos para hacer uno sencillo. Puedes darle tu toque, es más, te animo a que lo hagas.


Ritual para la noche de San Juan


Vamos a trabajar con la energía de esta noche, con la luz y el fuego.


Buscaremos un lugar en el que sentimos cómodos. Ya sea al aire libre o en casa. Esto lo puedes hacer antes del día de San Juan. Si vives en la costa, puedes acercarte a la playa. Tal vez prefieras estar junto a un río. Si está permitido y con mucha prudencia, puedes construir tu propia hoguera. Si el tiempo es malo, no puedes salir o prefieres quedarte en casa, no hay problema, puedes encender una vela. Ésta será tu hoguera.


Al escribir hacemos consciente, damos fuerza a nuestros propósitos. En esta noche, a lo que deseamos cambiar y transformar. Toma nota y papel. Escribe todo aquello que deseas eliminar, limpiar y purificar. Puede ser un pensamiento, un sentimiento, una situación, un acontecimiento, una actitud…


Si estás delante de una hoguera arroja la hoja al fuego. Si estás en casa, acércala a la llama de la vela. Para evitar problemas puedes dejar que se queme dentro de un recipiente grande y resistente al fuego.


Mientras el fuego va consumiendo la hoja, siente cómo se va disolviendo lo viejo, lo obsoleto, las preocupaciones, lo que deseas dejar atrás. Siente cómo se va limpiando todo, dejando espacio para lo nuevo. Recuerda que el fuego purifica y renueva. Podemos resurgir de las cenizas como el ave fénix.


En otra hoja, escribe todo aquello que quieres lograr, tus metas, tus objetivos, tus deseos. Esta hoja la puedes guardar hasta el año que viene o hasta Nochevieja.


Si lo deseas puedes meditar, sentir que eres fuego y luz, que tienes la llave para llevar a cabo tu transformación, tu renovación. Eres y tienes la energía que posibilita el cambio que deseas para tu vida.


Te invito a que saltes sobre la hoguera, sobre la vela, que te des un chapuzón en el agua del mar o del río, que te diviertas, rías, cantes, bailes. Porque el fuego también es pasión. Conecta con tu fuego, con tu fuerza interior y disfruta del momento, y de esta mágica noche.

 

 

La imagen  está toma de internet y desconozco quién es su autor.

 

Envía tu comentario
Tu nombre:
Tu comentario:
(captcha)

Misión de vida, misión de alma

 

 

Para algunas personas es importante conocer cuál es su misión de vida, o lo que es lo mismo, qué han venido a realizar desde que nacen hasta su muerte. ¿Quién soy?, ¿qué camino debo seguir para ser yo mismo?, ¿por qué se repiten determinados patrones o hechos en mi vida?, siento que me falta algo, me siento perdido y se qué debo hacer algo, pero ¿qué? Muchos de los sucesos que vivimos y que marcan nuestra vida, están relacionados con la misión de vida o de alma.


Conocer cuál es el propósito de la vida, ayuda a entender los sucesos y acontecimientos por los que pasamos, esos por qués a los que tantas vueltas damos en la cabeza. Ayuda a dirigir y encauzar nuestros pasos en la vida de manera más consciente; ayuda a no tener que “repetir curso”, o lo que es lo mismo, al volver a reencarnar, haber realizado lo que vine a hacer, a trabajar, a experimentar, a aprender y así, evitar el tener que volver a pasar por las mismas pruebas o situaciones que quedaron inconclusas.


Cada persona tiene una misión en la vida. No hay mejores, ni peores. Existe un denominador común para todas ellas: el aprendizaje y la evolución en el proceso de seres de luz que somos.


Cada alma, cada ser, elige vivir las experiencias que mejor se adecuan y necesita para poder lograr su misión. La familia, las amistades, la pareja, las enemistades, las no relaciones, el aislarse o relacionarse o no con los demás, la sucesión de retos y obstáculos que se presentan a lo largo de la vida y que hay que superar o no… todo ello, también forma parte de la misión de la vida aunque en la mayoría de las ocasiones no seamos conscientes de ello.


Hay muchos tipos de misión de vida, entre ellos podemos encontrar el conectar con la sabiduría que se encuentra en nuestra alma; aprender a convivir con las emociones y sentimientos ya sea desde el equilibrio o desde los extremos; aprender a gestionar y convivir con el dolor o la alegría, con el amor o el desamor, con la pérdida, el abandono, con el servicio a los demás, la entrega, el descanso…


No es sencillo descubrir cuál es nuestra misión, a veces este proceso puede llevar toda la vida. Debemos permanecer atentos, observar qué sentimos, qué nos hace vibrar, de qué manera nos sentimos plenos y dichosos, felices. 


Es ocasiones podemos creer que nuestra misión de vida es una, y con el paso del tiempo, vamos descubriendo que no es así. Esta situación puede generar crisis, etapas de bloqueo, sentir que no encajamos y que estamos fuera de lugar, que no somos entendidos y que no comprendemos cómo está el mundo que nos rodea. Aunque son momentos que podemos vivir con tensión y desasosiego, tienden a pasar a medida que vamos comprendiendo y aceptando que pasamos por diferentes procesos. Es importante permanecer atentos a las señales de la vida ya que ésta se irá encargando de ponernos en el camino correcto.


Existen varias técnicas y herramientas para ayudarnos a descubrir cuál es nuestra misión de vida y de alma. La canalización y el tarot son algunas de ellas. La canalización conecta con tu yo, con tus guías y el tarot te orienta a través de respuestas concretas en momentos determinantes de la vida. Puedes también meditar, practicar mindfulness, visualizar…

 

Te invito a que te escuches, a que dirijas la mirada hacia dentro, que observes qué sientes, qué te hace vibrar, que te llena plenamente. Todas ellas son pistas importantes para descubrir cuál es tu misión de vida y de alma.

 

La imagen está tomada de internet y desconozco quién es su autor.

15/06/2017 19:32:11 Pepe Lasala
Así es Mª Eugenia, yo utilizo la meditación, intento estar todo el día "despierto", aunque no es fácil y muchos pensamientos vienen a mi mente. Intento conectar con mi Yo Superior, y quieras que no, poquito a poco ayuda, porque se vive la vida de otra forma. No me resulta fácil, pues a veces las preocupaciones me absorben, pero lo intento y en ocasiones lo consigo. Gracias por lo que has escrito, por compartir algo tan grande.
Me despido ya de ti hasta Septiembre.Un beso enorme y Feliz Verano amiga... siempre con una sonrisa.
15/06/2017 20:05:50 Pepe Lasala
Con permiso vengo de nuevo, pues me han llamado por teléfono y se me ha cortado el hilo, dejándome de poner algo que para mi es importante. Desde hace tiempo pienso que mi misión en la vida es amar, transmitir amor y sonrisas a los demás. No sé si estaré en lo cierto, pero creo que vine a eso. Gracias y un besote de nuevo.
16/06/2017 09:07:36 Spiral Áurea
Hola Pepe,

Qué misión de vida más bonita, dar amor, alegrar los corazones e iluminar el alma con una sonrisa. Ya lo haces, lo transmites y llega.

Has descrito perfectamente lo que es meditar, y sus beneficiosas consecuencias. Cuesta ponerse a ello, se va la mente a otro lado y volvemos al punto donde estábamos. Pero más despiertos.

Feliz verano lleno de sonrisas, alegría y felicidad.

Besotes.
Envía tu comentario
Tu nombre:
Tu comentario:
(captcha)

Mascotas: recibiendo mensajes y señales tras su muerte

 

 

 

¿Podemos recibir mensajes de nuestras mascotas tras su muerte?. La respuesta es sencilla, sí.

 

Existe un vínculo especial entre los dueños y sus animales, una unión basada en el amor. Éste, no desaparece tras su muerte. Durante su vida, cuidan de nosotros, nos protegen, recibimos su cariño; tras su muerte, esto no cambia y continúan haciéndolo.

 

Del mismo modo que podemos recibir mensajes de nuestros seres queridos que han fallecido, también podemos recibirlos de nuestras mascotas. Ellas forman parte de nuestra vida, siendo un miembro más de la familia, son uno más.

 

A lo largo de mi experiencia profesional, he canalizado y transmitido mensajes de animales que habían fallecido. El dolor por la muerte de una mascota puede ser profundo y vivir un proceso de duelo largo. Son muchas las historias que he escuchado y compartido. Todas ellas especiales y únicas con un punto en común, el gran amor que existía entre los dueños y sus mascotas.

 

Martín vino un día a consulta. Su compañero, su gran amigo había muerto. Era un pastor belga, llamado Jami. Aunque Martín, había tenido otros perros, la muerte de Jami, le había afectado y estaba viviendo un duelo doloroso. Jami había muerto sólo mientras Martín estaba trabajando. Se sentía culpable por su muerte, le preocupaba que Jami se hubiera sentido abandonado y le dolía no haber podido despedirse de él.

 

Jami se presentó durante la canalización. Era un perro alegre y cariñoso. Vital y juguetón. Parecia más joven de lo que era cuando murió. Martín recibió un mensaje suyo, queria que supiera que seguía a su lado, cuidando de él, como lo había hecho siempre. No había dolor, ni reproches, sólo amor. Martín pudo despedirse de Jami.

 

Al cabo de unos días, Martín se puso en contacto conmigo. Estaba contento. Había tenido un sueño muy especial con Jami, más que un sueño parecía realidad. Había estado jugando con él en el parque tal y como hacía cuando estaba vivo, le había abrazado y dado las gracias por ser un compañero fiel y leal. Al despertar, sintió que su dolor era menor y sintió que ya no estaba sólo, ya que Jami seguía acompañándole hasta que pudieran volver a reencontrarse.

 

Al igual que Martín, es muy posible que hayáis vivido experiencias similares, o tal vez, muy distintas. Si os apetece compartirlas, estaré encantada de leeros.

 

 

La imagen está tomada de internet y desconozco quién es su autor.

15/05/2017 15:40:29 Mari Carmen
Muy alentador este artículo; tenemos tanto que aprender de las mascotas...

Un fuerte abrazo!

Mari Carmen
15/05/2017 15:57:12 Spiral Áurea
Hola Mari Carmen,

Sí, mucho. Entrega, acompañamiento, cariño, amor incondicional... Puede que en ellos encontremos a unos maestros de vida.

Besotes.
16/05/2017 15:26:12 Pepa Muñoz
Aqui te dejo mi sueño con mi perrita Luna que murió sin tenerme cerca porque la habían operado de un tumor en el hígado y se quedó en el hospital aquella noche. Pero cuando volví a verla por la mañana había fallecido. El dolor fue enorme, tanto, que ella había estado a mi lado toda su vida desde que nació y ahora no la tendría conmigo. Después de un mes o así soñe con ella y aqui te dejo el relato del sueño, te prometo que fue así ¡maravilloso!.
" Luna tengo que darte las gracias...sí , sí, mi morenita linda... he soñado contigo y ha sido un sueño tan real ... tanto! que al despertar lloré de la emoción.
Vinistes a verme. Estabas feliz y traías contigo una de tus pelotitas con la que volvimos a jugar. Te subías a mi cama como si fueras una jovencita...tanto tiempo que no podías hacerlo por ti sola... y en mi sueño Luna mía subías y bajabas con muchos bríos... Has puesto tu cabecita sobre mi regazo mientras yo te hablaba y te acariciaba tu pelo azabache...¡Ay Luna cómo me acuerdo de su tacto aterciopelado y suave,que reconocería con los ojos cerrados solamente tocándolo, acariciandolo... Eres tan dulce que hasta para dar besitos eras delicada y suave....Así te he vivido en mi sueño Luna y quiero darte las gracias por esa linda visita que me has hecho y que has logrado hacerme feliz en esos maravillosos momentos que hemos vivido juntas en mi sueño.
Te quiero mucho y te querré siempre...sigue esperándome mi linda princesa de ébano, cuando Dios disponga volveremos a estar juntas para siempre... y por favor ¡ven...ven más veces a visitarme en mis sueños...!!"

Gracias y un abrazo.
16/05/2017 20:28:29 Spiral Áurea
Hola Pepa,

Muchas gracias por compartir tu sueño. Me alegro mucho de que soñaras con Luna y tuvieras un encuentro con ella.

Besotes.
17/05/2017 23:29:34 Rossi
Es cierto. Yo sufrí la pérdida de una gatica muy noble y me sentí culpable porque cuando enfermó no pude atenderla ya que estaba lejos de casa. Lloré como loca hasta que una noche sentí su presencia en el mismo rinconcito de la cama donde solía dormir conmigo. Fue un consuelo aunque cada vez que la recuerdo me entristezco...
18/05/2017 11:38:39 Spiral Áurea
Hola Rossi,

Me alegro mucho que sientas a tu gatita contigo. Sabes que te acompaña y está a tu lado.

Besotes.
Envía tu comentario
Tu nombre:
Tu comentario:
(captcha)

La historia de un duelo difícil tras la muerte de un hijo

 

 

La muerte de un ser querido deja una huella. Una cicatriz que con el paso del tiempo suele dejar de doler con tanta intensidad para ir suavizándose poco a poco, sin llegar a desaparecer, convirtiéndose, en un fiel acompañante.

 

Las muertes que dejan una herida más profunda son las inesperadas, las inmediatas, las traumáticas, las trágicas, las violentas, y, la de los hijos.

 

Una de estas muertes que más me impactó, siendo una jovencita, fue la que vivió una pareja de conocidos. Esperaban a su hijo llenos de alegría y emoción. Era el primer hijo, el primer nieto, el primer niño de la cuadrilla de amigos. Fue un embarazo fantástico. Llegó el momento del parto, surgieron complicaciones y a las veinticuatro horas de nacer, el niño murió.

 

La madre, pasaba todas las horas posibles junto a su bebé. No quería que estuviera sólo ni un instante. Su muerte, le sumió en una depresión muy fuerte. Ver a otros bebés por la calle recordaba su pérdida, su rabia, su impotencia e incrementaba su dolor. Se encerró en casa. Era una mujer joven.

 

Estuve con ella alguna vez, cuando tenía fuerzas para tomar un poco el aire. Se sentía poco o nada comprendida por su entorno. No podía hablar con su marido del niño porque éste cambiaba de conversación. Ella necesitaba expresar todo lo que estaba sufriendo y él, vivía su dolor hacia dentro, de manera callada. No fue una etapa fácil para ellos.

 

Cuando hablaba otras personas, le decían que era joven, que no se preocupara que tendría más hijos, que su hijo apenas había vivido unas horas y eso no era vida. Su rabia iba en aumento, al ver que la gente posiblemente con buena intención y ninguna empatía, intentaba apoyarle, sin darse cuenta de que lo que provocaba en ella era un dolor más intenso.

 

Fue un duelo muy complicado, difícil y largo en el tiempo. Teníamos una amiga en común que solía comentarme cómo se encontraba. Pasaron varios años, casi diez. Me enteré de que acababa de ser madre de nuevo y que todo había ido bien. Me alegré muchísimo por ellos, en especial por ella. Sabía que le daba mucho miedo quedarse embarazada y perder a otro hijo. Tuvieron dos niños.

 

No es fácil lidiar con el dolor, ni con la rabia. Además de sentir un gran amor, debemos estar abiertos a escuchar abiertamente, a ser empáticos, a no juzgar ni criticar, y de esta manera, podremos servir de apoyo en momentos críticos.

 

La imagen está tomada de internet. Desconozco quién es su autor.

12/05/2017 18:13:52 Pepe Lasala
Esta entrada conmociona, la verdad es que se trata de algo muy duro... me quedo sin palabras. Un beso grande Mª Eugenia.
12/05/2017 19:10:05 Spiral Áurea
Hola Pepe,

Si es una historia dura. Y aunque haya pasado el tiempo, hay cicatrices que siguen doliendo.

Besotes.
Envía tu comentario
Tu nombre:
Tu comentario:
(captcha)