Respuestas y guía para la vida, el corazón y el alma.
Orientación, espiritualidad, duelo.
Coach evolutivo y espiritual.

El camino evolutivo: mirar hacia el interior de uno mismo

 

 

 

 

 

Camino evolutivo, aprender a soltar lastre, a fluir, ¿te suenan estas palabras?


El camino evolutivo significa estar despierto, estar y ser uno con uno mismo. Para ello es aconsejable que prestes atención y observes lo que sucede en tu vida. No se trata de ser mejor ni peor, simplemente de ser. Esa es la clave: ser uno mismo, siendo.


Es vivir la vida observando, viviendo en cada momento lo que sucede, sin angustiarse por el pasado, que ya quedó atrás, ni por el futuro, que aún no existe y ni ha llegado. Hacemos camino con cada paso que damos, con cada instante vivido. Todos; tú también.


Ser el observador de tu vida, implica presencia, atención, ver con una mirada “objetiva” lo que sucede en ella. Lo que va a permitir que estés más preparado, tener más fuerzas para afrontar lo que sucede en ese instante o momento, ya sea una pérdida, un cambio, una oportunidad, una alegría... En definitiva, se trata de sacarle más jugo a la vida y sufrir menos.


Esto no significa que no habrá dolor ante situaciones difíciles, complicadas y duras, sino que al conectar contigo, también lo harás con tu fuerza interior, encontrando el impulso y la energía para mirar hacia delante cuando parece que todo flaquea. Lo que te ayudará a vivir estos procesos desde otra perspectiva, con más sabiduría, con más conciencia, con más recursos.


Mirar hacia dentro, implica observar objetivamente tu vida. ¿Cómo se consigue? Confiando en ti, fluyendo. Conociéndote a ti mismo de manera sincera descubrirás cómo eres, tus valores, cualidades, sombras… Al mirarte descubrirás a tu yo más auténtico, que posiblemente no coincida con la imagen que tienen los demás de ti, e incluso te sorprendas al descubrir a un nuevo yo con el que vibras, sintiendo que es real y auténtico. Lo es.


Descubre tus cualidades, tus dones, tus puntos débiles, tu sol y tu sombra. Sé sincero contigo mismo y habrás hecho parte del camino.


Es un camino solitario aunque puedes hacerlo acompañado. Existen herramientas y técnicas que ayudan a que te conozcas un poco más íntimamente y con mayor profundidad. Puedes comenzar por lo más sencillo, buscando actividades, talleres, cursos, con los que vibres o te llaman la atención. Puedes meditar, estar en silencio, reír, bailar, hacer yoga, mindfulness, taichi, reiki, trabajar con cristales, terapias naturales, pintar, aprender o practicar tarot, cantar…

 

Puedes encontrar a personas que te guíen, aconsejen, cuiden, ayuden a encontrarte, a redescubrirte en este proceso. Serán acompañantes, apoyos en tu camino, ya que despertar, avanzar, crecer y evolucionar es único, personal e intransferible, aunque sí puedes compartido.

 

Estar más despierto y en conexión contigo mismo, siempre es beneficioso. Saber dónde reside tu fuerza interior, el impulso que hace que sigas adelante cuando todo está en contra, que remes a favor de la corriente, que disfrutes y vivas la vida con mayor plenitud, hará que vivas y seas más feliz.


El camino evolutivo, el camino del despertar, del ser consciente, es largo, dura toda la vida. Te invito a que mires hacia dentro y conectes contigo mismo. Sé tu mejor amigo, tu mejor aliado y apoyo.

 

 

Imagen: Foto de Spiral Áurea tomada en un bosque de Alerces en el Parque Natural de Aralar, Guipúzcoa.

Envía tu comentario
Tu nombre:
Tu comentario:
(captcha)