Respuestas y guía para la vida, el corazón y el alma.
Orientación, espiritualidad, duelo.
Coach evolutivo y espiritual.

 

 

 

Siempre me he sentido atraída por los árboles. Vivíamos al lado de un parque que tenía pinos y abetos. Me encantaba subirme a ellos, encaramarme a sus ramas, apoyar la espalda en el tronco y descansar. Cerraba los ojos y me relajaba. Hasta que llegaba mi madre, y me hacía bajar del árbol por miedo a que me cayera. En cuanto podía, volvía a trepar al árbol. Mi árbol preferido era un abeto enorme, a los ojos de una niña de siete años, todo era grande. Era fácil subirse y era muy acogedor.

 

Creo recordar que era la única que se quedaba quieta en el árbol, cerrando los ojos, desconectando mientras los demás niños correteaban, jugaban junto a sus raíces y algún que otro aventurero, trepaba hasta las ramas más altas y después se dejaba caer a la hierba.

 

Con diez años, estando de colonias, recuerdo que en una ginkana de juegos, había que prueba que consistía en abrazar a un árbol y decirle que le querías. Me costó hacerlo porque sentí que  lo hacían para burlarse de los demás. Algo que comprobé al terminar la prueba.

 

Con el tiempo, he seguido y sigo encontrándome en la naturaleza, tanto en el mar, en el bosque, como entre los árboles y las flores. Al acercarme pido permiso a la madre tierra para entrar en su territorio. Sintiendo el lugar, el espacio, la energía. Dejando que sea mi corazón el que me guíe. Me dejo llevar, fluyo. Puedo abrazar a los árboles; sentarme junto a un tronco o en un banco bajo la sombra de un hermoso y gran árbol; otras veces, acaricio suavemente su corteza; y siempre que puedo, camino descalza sobre la hierba, mientras respiro hondamente.

 

Además de vivir una experiencia muy bonita es beneficiosa para el espíritu, el cuerpo, la mente y el alma: cargo las pilas, respiro mejor, encuentro paz y calma, lo que me ayuda a poner en claro mi mente y mis ideas, hallo refugio y protección, equilibrio, bienestar. Y siento la conexión con la tierra, con el todo. Sí, salgo renovada.

 

Este martes decidimos pasear por un parque urbano lleno de árboles que hay en San Sebastián. Allí encontramos este maravilloso y enorme árbol que además de regalarnos una estupenda sombra en un día de mucho calor, nos acogió amorosamente, pudimos meditar y relajarnos apoyados en él. El tiempo pasó volando. Fue una experiencia muy bonita y salimos nuevos y llenos de vitalidad.

 

Si os fijáis en la foto, al pié del árbol, a la izquierda, podéis ver a una persona apoyada en su tronco. ¿Podéis haceros una idea del volumen y tamaño de este maravilloso y grandioso árbol?. No sé cuántos siglos tendrá, seguro que son muchos.

 

Es época de vacaciones. Te animo a que te acerques a un bosque, a un jardín botánico, al mar, a la montaña con un enfoque distinto, más abierto, dispuesto a sentir, a percibir. Te invito a que permanezcas en contacto con la naturaleza y la escuches. Te sorprenderás.

 

Si vas a abrazar un árbol, si vas a sentarte junto a él a meditar, a leer un libro, a pensar o simplemente a estar, mira a tu alrededor, observa cuál te llama la atención, y elige el que sientas que te llama. Atrévete a descubrir el porqué de dicha conexión, de esa llamada. También puedes cobijarte bajo su sombra, acariciarle, agradecerle su trabajo por purificar el aire, por su sombra en días de calor, etc.

 

Si no puedes ir a un bosque, busca un parque en tu ciudad y siente la conexión con la naturaleza, con los árboles que te rodean, con las flores y plantas que ves, y disfruta de su energía renovadora y purificadora.

 

 

La imagen es de Spiral Áurea.

Envía tu comentario
Tu nombre:
Tu comentario:
(captcha)

Visualización y ritual: Solsticio de Verano y noche de San Juan

 

 

Cualquier día es bueno para visualizar, meditar, estar contigo mismo. Igualmente para realizar un ritual sencillo en el que poner tu intención, tu energía para potenciar el logro de un deseo o dar fuerza a una meta, un proyecto, una idea, un sentimiento. Tanto el Solsticio de Verano e Invierno como la noche de San Juan, son días energéticamente muy potentes, con mucha fuerza.

 

Si te animas a vivir la energía de estos días de una manera distinta, desde Spiral Áurea, te proponemos dos ideas: una visualización y un ritual. Muy sencillas de hacer.

 

Tanto la visualización como el ritual puedes hacerlos el día del Solsticio como la noche de San Juan, -y también cualquier otro día del año que te apetezca- y te animamos a que los hagas tuyos añadiendo tus propios "ingredientes", aderezándolo a tu manera.

 

Visualización para el Solsticio de Verano y la noche de San Juan

 

Busca un lugar tranquilo en el que puedas estar cómodo y que sepas que no vas a ser molestado. Aunque la visualización puede durar cinco minutos, puedes estar el tiempo que desees.

 

Visualización para el Solstico. Siente que la energía del sol baña tu cuerpo desde la cabeza a los pies. Imagina que el sol ilumina tus ideas, pensamientos. Deja que se llene de luz todo tu ser, que se diluyan en esa luz dorada tus miedos y bloqueos, aportando soluciones a tus dudas, a tus temores.

 

Siente que tus preocupaciones se desvanecen, deja que entre la esperanza y la alegría en tí. Siente que la energía vital de este día te llena de impulso, de fuerza, de ganas, de pasión, de ánimo, de positividad y optimismo.

 

No tengas prisa, tómate tu tiempo, disfruta de esta energía, de este baño de energía positiva.

 

Al finalizar, puedes dar las gracias por lo que has experientado, por la información que has recibido, por lo que has visto, por lo que has sentido y, a tí mismo por dedicarte este tiempo.

 

Noche de San Juan. Visualiza una hoguera viva, aliméntala con aquello que deseas eliminar de tu vida, con aquello que ya no tiene sentido para tí, ya sea porque ya ha terminado, está caduco, es un lastre, te pesa o duele. Pueden ser ideas, pensamientos, emociones, sentimientos, creencias, rutinas...

 

Al arder, el fuego consume lo que deseas que desaparezca de tu vida. Mientras las llamas bailan siéntete libre, siente cómo te liberas del peso de las cadenas de aquello que te ata. Siente la fuerza del fuego que purifica y te ayuda e impulsa a resurgir como el ave fénix de tus cenizas. Siente la fuerza que reside en tí, confía en tu poder, eres capaz de llevar el timón de tu vida y llegar a buen puerto.

 

Respira y fluye con el fuego, se uno con el fuego. Siente que bailas con la ligereza de las llamas.

 

Al finalizar, puedes dar las gracias por lo que has experientado, por la información que has recibido, por lo que has visto, por lo que has sentido y, a tí mismo por dedicarte este tiempo.

 

 

Ritual para el Solsticio de Verano y la noche de San Juan

 

Antes de iniciar el ritual, ten claro cuál es el objetivo, la intención con la que lo realizas, cuál es el propósito que buscas. Se lo más concreto posible. Puedes trabajar varios aspectos aunque cuanto más concreto seas, más fuerza le darás.

 

No te olvides de tener cuidado al encender el fuego o la vela. Recuerda que es tu responsabilidad hacerlo en un lugar protegido donde no pueda haber accidentes ni contratiempos.

 

Necesitas:

 

  • - bol que soporte el calor o una cazuelita de barro
  • - carboncillo
  • - una pequeña hoguera
  • - una vela
  • - cerillas
  • - un boli
  • - dos hojas de papel
  • - hojas de laurel seco
  • - ramita de romero
  •  

 

Si lo vas a hacer en casa:

 

Opción A, toma un bol que resista el calor. Con la ayuda de un carboncillo enciende un fuego y vete añadiendo unas pocas hojas de romero y laurel (no muchas para que el humo no sea molesto). Ya tienes una pequeña hoguera.

 

Opción B, toma un bol que resista al fuego o una cazuelita de barro. Coloca dentro una vela de color blanco o del color que tengas en casa. Ya tienes tu pequeña hoguera. Si te apetece también puedes añadir las hojas de romero y de laurel.

 

Mientras prende esa pequeña hoguera, tómate un tiempo para estar contigo mismo, medita, siente y piensa cómo quieres vivir tu vida, cuáles son tus metas y deseos, qué necesitas para conseguirlo y qué te lastra, te obstaculiza, o simplemente, ya está caduco o ha pasado.

 

Cuando lo sepas, toma una hoja de papel y escribe en ella, todo aquello que ya no quieres en tu vida. Por ejemplo: dejar de fumar, dejar atrás la tristeza, los miedos, dejar una relación tóxica...

 

Una vez que lo hayas escrito, puedes arrojar este papel al fuego y esperar a que se consuma bien junto con el laurel y el romero, bien con la llama de la vela. Siente que a la vez que el fuego lo va quemando, también elimina y purifica lo que ya no deseas; que se disipa con el humo.

 

En otra hoja de papel, escribe todo aquello que deseas, enfocándolo desde lo positivo, desde la esperanza. Por ejemplo: deseo la llegada del amor, encontrar paz y sosiego, descansar bien por las noches, viajar a ver las auroras boreales .... No lo eches al fuego, guárdalo hasta el año que viene en un lugar que sea especial para ti: una cajita, en un sobre en el fondo de tu cajón...

 

Si lo haces en una hoguera al aire libre:

 

Sigue los mismos pasos como si lo hicieras en casa salvo que en vez de encender la vela o crear tu pequeña hoguera en el bol, puedes arrojar el papel con lo que deseas eliminar junto con el romero y las hojas de laurel directamente al fuego de las hogueras que están al aire libre.

 

Una vez que hayas terminado, puedes saltar bien sobre la vela encendida, bien sobre la hoguera en la calle. Siente que el fuego te purifica y limpia.

 

Y sobre todo, disfruta de la energía de estos dos días, cárgate de energía positiva, diviértete. Son días mágicos. Son días de Luz.

Envía tu comentario
Tu nombre:
Tu comentario:
(captcha)

 

Las piedras y los cristales: la amatista

 

 

 

El mundo de las piedras y los cristales es maravilloso. Su presencia en tu vida, te ayudará a que camines por ella aportándote su apoyo y sabiduría.

 

Las piedras o cristales te eligen. Tal vez, en algún momento de tu vida, has visto una piedra de color violeta, azul, verde, amarilla o transparente, y has sentido que debía estar contigo, aunque sin saber muy bien qué piedra era o qué cualidades tenía. Más adelante has descubierto que se trataba de una amatista, un citrino o un cuarzo blanco.

 

Cada piedra, cada cristal, tiene un mensaje, un aporte para tí. Vibras en su frecuencia, en su energía y se produce un flechazo. En ese mismo instante comienza su trabajo. Te aportará lo que en ese momento necesites.

 

No hay una piedra que sea mejor que otra, todas son importantes, todas trabajan colaborando contigo. ¿De qué manera? Pueden aportar serenidad, paz, alegría, claridad, descanso, vitalidad; incluso ayudarte a conciliar el sueño.

 

Una de las piedras todoterreno, esas que forman parte de un botiquín de cristales, es la amatista. Es una de las más conocidas y es muy posible que tengas una en casa. Es traslúcida y su color va del morado al violeta intenso. Parece un cuarzo blanco pero de color violeta.

 

Es la piedra que se asocia a la transformación y transmutación. Es decir, al cambio interior. Aporta serenidad, calma, armoniza, por lo que ayuda a sobrellevar los momentos difíciles por los que pasas. No evita el dolor, pero si ayuda a mitigarlo.

 

Es una piedra ideal para meditar, ya que aquieta la mente, sosiega y aporta claridad. 

 

Puedes trabajar con la amatista colocándola sobre cualquier parte del cuerpo. Ya sea sobre los chakras, ayudando así a su armonización; llevándola como colgante sobre la garganta o el pecho.

 

Teniéndola en la mano o junto al corazón, aliviará tu estrés, notarás que poco a poco te vas relajando. Sobre la frente, alivia las jaquecas y el dolor de cabeza.

 

Si quieres trabajar tu intuición, colócala sobre el sexto y el séptimo chakra, es decir, sobre el entrecejo y en la coronilla de la cabeza.

 

También, puedes colocar una o varias amatistas, dependiendo de su tamaño, debajo de la almohada ya que favorecen tu descanso y tus sueños.

 

Te invito a que si ya tienes una amatista, trabajes con ella; y si no la tienes y te apetece, te hagas con una. Experimenta, observa si sientes algún cambio. Será sutil, suave pero firme.

Envía tu comentario
Tu nombre:
Tu comentario:
(captcha)

 

 

Seguro que ya habrás observado que hay árboles que han florecido o que están a punto de hacerlo. Que allí dónde mires verás brotes y yemas, jardines llenos de margaritas y de dientes de león. Tal vez, lleves unos días estornudando sin parar por la alergía al polen. Sí, es la primavera.

 

La tierra está viva, y aunque el día 20 se celebra el equinoccio de primavera -en el hemisferio norte y el de otoño en el del sur-, desde hace unos días ya podemos sentir su fuerza y su energía renovadora en cualquier jardín.

 

Salimos del frío invierno y de su oscuridad para disfrutar de la calidez de los primeros rayos de sol, de la luz brillante, del estallido de colores y aromas del campo, de los jardines, de la naturaleza. La tierra sale de su letargo invernal y comienza a despertar con fuerza, con energía arrolladora.

 

Energía del equinoccio y de la primavera. Palabras claves:

 

- Equilibrio: entre luz y sombra.

- Energía de despertar, de regeneración, de florecimiento, de expansión.

- Abundancia, revitalidad, vida.

- Creatividad.

 

Te proponemos varias ideas que pueden ayudarte a disfrutar de este día especial del equinoccio, de su energía de cambio, de vitalidad y florecimiento. Aprovecha esta maravillosa y poderosa energía y ponla a tu servicio. ¿Cómo? De manera fácil y sencilla, sin complicaciones.

 

Nuestras sugerencias:

 

  • - Meditación. Busca un lugar tranquilo -sería estupendo si fuera al aire libre y en plena naturaleza: un jardín, un río; también puedes hacerlo en casa-, un lugar en el que te sientas cómodo. Conecta con la energía de este día, con su fuerza. Siente que vibras, que eres uno con el universo. Siente, no pienses. Sólo siente. Tú también eres naturaleza.

 

  • - Crea mandalas. Pinta, colorea, disfruta de tu creatividad. Déjate llevar y fluye. Es muy posible que ya conozcas los beneficios de dibujar mandalas. Es una manera de meditar, de llevarte a la escucha de tu yo y de conectar contigo mismo.

 

  • - Disfruta de un paseo con conciencia. Si es posible por la naturaleza. Si no puedes ir, recuerda que en la ciudad también hay parques, árboles, parterres con flores, jardines, fuentes... Al pasear siente la presencia de la naturaleza, de su fuerza, de su vitalidad. Estate presente, pon la intención en sentir y valorar cómo es tu vida, en qué momento estás. Qué necesitas impulsar, crear, cambiar, florecer, fructificar en tu vida. Qué puedes hacer para estar en equilibrio.

 

  • - Visualiza. ¿Tienes proyectos, ideas, sueños que te gustaría poder realizar? Conecta con la energía de este día, puede ayudarte a ponerlos en marcha, a darles un nuevo toque que haga que sigan en expansión, a florecer, a fructificar, a crecer.

 

  • - Armonización.  El ritmo de la vida dificulta estar en armonia y equilibrio. Tómate un tiempo para tí. Invierte en tí, ya sea meditando, practicando reiki, taichi, yoga, mindfullness u otras técnicas que te ayudarán a estar en armonía. No te olvides que también puedes armonizar tus chakras.

 

Y por último se tú mismo, déjate llevar, fluye, siente. Pon conciencia, atención, presencia en tus actos, en tus pensamientos, en tus sentimientos. Notarás la diferencia, no sólo el día del equinoccio sino todos los días de tu vida.

05/04/2018 04:35:04 Myrian
Hola querida María Eugenia! Tenés conocimiento de si nuestras mascotas al partir van al más allá? Cuando sea nuestra partida volveremos a encontrarnos con ellas también? Es posible que como parte del duelo o como señal de nuestro ser querido fallecido aparezca en nuestra vida un gato, en mi caso, negro que se ha transformado en una mascota especial que parece mirarte de modo especial y darte la caricia justa cuando lo necesitas y trae otra vez alegría y vida a la casa y a nosotros como familia? A veces pienso que mi papá tiene que ver con su llegada a nuestras vidas que nos trae tanto Amor! Gracias siempre x tus valiosos aportes! Besote! Myrian
05/04/2018 17:36:20 Spiral Áurea
Hola Myrian,

En primer lugar, me alegro que tengáis un nuevo miembro en vuestra familia. Y sobre todo, que os esté dando tanta alegría.

En segundo lugar, la respuesta a tus preguntas es, sí. Si me lo permites, tomaré tus preguntas y haré una entrada con ellas, porque creo que puede ser de ayuda a más personas.

Mil gracias a ti, por todo.

Besotes.
14/04/2018 14:29:02 Myrian
Querida María Eugenia! Que alegría me traes con tu respuesta y ansiosa espero tu entrada inspirada en mis inquietudes! Besos y buen finde!
17/04/2018 21:06:27 Spiral Áurea
Hola Myrian,

Gracias a ti, por tus palabras e inquitudes. Espero que pronto puedas leer la nueva entrada.

Besotes.
Envía tu comentario
Tu nombre:
Tu comentario:
(captcha)

La noche mágica de San Juan

 

 

 

El día de San Juan es mágico, especialmente la noche, donde pasado y presente, mito, leyenda y magia se dan la mano esperando ver cumplidos nuestros deseos.


¿Quién no ha saltado sobre una hoguera?, ¿quién no ha bailado y cantado alrededor de ella?, ¿quién no ha echado a las llamas alguna vez, las cosas viejas e inservibles?...


El fuego quema, limpia, purifica, renueva, transforma.


Durante la noche de San Juan solemos realizar rituales en los que dejamos atrás el pasado, lo viejo, lo que lastra y así dar entrada a lo nuevo. Pasamos de una etapa a otra, buscando la llegada del cambio, de la transformación, de la renovación.


Si te animas a realizar un ritual aquí tienes los pasos para hacer uno sencillo. Puedes darle tu toque, es más, te animo a que lo hagas.


Ritual para la noche de San Juan


Vamos a trabajar con la energía de esta noche, con la luz y el fuego.


Buscaremos un lugar en el que sentimos cómodos. Ya sea al aire libre o en casa. Esto lo puedes hacer antes del día de San Juan. Si vives en la costa, puedes acercarte a la playa. Tal vez prefieras estar junto a un río. Si está permitido y con mucha prudencia, puedes construir tu propia hoguera. Si el tiempo es malo, no puedes salir o prefieres quedarte en casa, no hay problema, puedes encender una vela. Ésta será tu hoguera.


Al escribir hacemos consciente, damos fuerza a nuestros propósitos. En esta noche, a lo que deseamos cambiar y transformar. Toma nota y papel. Escribe todo aquello que deseas eliminar, limpiar y purificar. Puede ser un pensamiento, un sentimiento, una situación, un acontecimiento, una actitud…


Si estás delante de una hoguera arroja la hoja al fuego. Si estás en casa, acércala a la llama de la vela. Para evitar problemas puedes dejar que se queme dentro de un recipiente grande y resistente al fuego.


Mientras el fuego va consumiendo la hoja, siente cómo se va disolviendo lo viejo, lo obsoleto, las preocupaciones, lo que deseas dejar atrás. Siente cómo se va limpiando todo, dejando espacio para lo nuevo. Recuerda que el fuego purifica y renueva. Podemos resurgir de las cenizas como el ave fénix.


En otra hoja, escribe todo aquello que quieres lograr, tus metas, tus objetivos, tus deseos. Esta hoja la puedes guardar hasta el año que viene o hasta Nochevieja.


Si lo deseas puedes meditar, sentir que eres fuego y luz, que tienes la llave para llevar a cabo tu transformación, tu renovación. Eres y tienes la energía que posibilita el cambio que deseas para tu vida.


Te invito a que saltes sobre la hoguera, sobre la vela, que te des un chapuzón en el agua del mar o del río, que te diviertas, rías, cantes, bailes. Porque el fuego también es pasión. Conecta con tu fuego, con tu fuerza interior y disfruta del momento, y de esta mágica noche.

 

 

La imagen  está toma de internet y desconozco quién es su autor.

 

Envía tu comentario
Tu nombre:
Tu comentario:
(captcha)

Meditación sencilla para el Equinoccio de Primavera

 

 

Si pensamos en la primavera, nuestra mente se llena de color, de aromas, de sonidos, de brotes verdes, de fuerza; en defintiva, de vida. Todo es un estallido, hasta para la alergía.

 

El 20 de marzo, celebramos el equinoccio de primavera en el hemisferio norte. Salimos de la oscuridad del invierno y llegamos a la exultante primavera, dando comienzo así a un nuevo ciclo, en donde la luz vence a la oscuridad. Los días alargan sus horas de luz.

 

Me gustan los días que marcan el paso de una etapa a otra, tienen una energía y una fuerza especial que podemos utilizar para meditar, para conectar con nosotros mismos. Podemos observar cómo es nuestra vida, decidir eliminar lo que sobre, lo caduco y dejar sitio a lo nuevo. Toca limpieza de armario.

 

Visualización o meditación de primavera

 

Antes del día 20, puedes buscar un sitio en el que te gustaría meditar y realizar tu pequeño ritual de primavera. Tal vez, te gustaría encender tu incienso favorito, tener cerca unas flores. ¿Qué te gustaría trabajar?, ¿Sobre qué tema o aspectos te gustaría centrar tu atención? También puedes dejar la mente abierta a lo que surja. Tú marcas la pauta.

 

  1. Busca un lugar o rincón que en el que te sientas cómodo. Sientáte, toma aire. Presta atención a tu respiración, inhala, exhala. Puedes hacerlo varias veces.
  2. Observa a tu alrededor, contempla las flores, los aromas, escucha el trino de los pájaros. Eres uno con la naturaleza, con la tierra.
  3. Lleva la atención a la parte superior de tu cabeza, a la coronilla y siente como un rayo de luz blanca va bajando suavemente hasta tus pies y después sigue hasta el centro de la tierra.
  4. El rayo de luz, se dirije a lo que deseas potenciar, llenando de fuerza y luz a tí mismo, a tus proyectos, a tus ideas, a tus pensamientos, a tus deseos... Sientes que renaces, que te llenas de ánimo e impulso.
  5. Fluye, observa, escucha, siente. No pienses, sólo siente.
  6. Vuelve a prestar atención a tu respiración. Inhalas y exhalas.
  7. Poco a poco vas recuperando la movilidad del cuerpo. Puedes moverte con suavidad.
  8. Si has pedido ayuda a los seres que cuidan de tí, que te protejen, a tus guías, puedes agradecer su presencia y apoyo. También al Universo, al Todo, a Dios, a lo Infinito.

 

Feliz Equinoccio de Primavera.

 

Si deseas dejar un comentario sobre esta entrada, puedes hacerlo haciendo clic aqui o debajo de esta página.

 

La imagen es de un mandala mío.

15/03/2017 16:27:40 Russian Blue
Me ha gustado mucho este comentario sobre el equonoccio y la meditación que propones; la voy a probar. Que el renacer de la primavera haga florecer todas nuestas ilusiones y deseos.

Enhorabuena por tu blog.
Un saludo.
15/03/2017 18:59:46 Spiral Áurea
Hola Russian Blue,

Me uno totalmente a tus deseos de que renazcan todos nuestros deseos e ilusiones.

Me alegro que te guste la meditación, es sencilla y puedes personalizarla a tu gusto. Ya me contarás qué tal te ha ido. :D.

Besotes.
24/03/2017 16:58:27 Pepe Lasala
Me encanta la Meditación Mª Eugenia. Yo le suelo dedicar unos 20 minutillos, es poco, pero lo hago con intensidad. Dejo muchas veces ese rayo de luz que repose en mi corazón. Y la verdad es que cuando termino me siento muy bien. Un besote grande y buen finde.
24/03/2017 22:07:37 Spiral Áurea
Hola Pepe,

Meditar veinte minutos​ está muy bien. Eso es tener disciplina ;).

La verdad, es que si se medita con intensidad, aunque sean cinco minutos, se notan sus beneficios. Así que si son veinte, imagino todo el bienestar que obtienes.

Feliz fin de semana también para tí.

Besotes.
Envía tu comentario
Tu nombre:
Tu comentario:
(captcha)