Respuestas y guía para la vida, el corazón y el alma.
Orientación, espiritualidad, duelo.
Coach evolutivo y espiritual.

 

 

 

El Sábado 29 de Febrero impartiré en San Sebastián el Taller Soltar para Crecer. Aprendiendo a mirar hacia dentro, a soltar lastres emocionales, a crecer y a volar.

 

Es un taller muy práctico en el que trabajarás a través de diferentes técnicas y herramientas, el soltar amarras y el peso emocional que llevas a cuestas.

 

Todo cambio exterior comienza primero por el interior. Por ello, es importante saber mirar hacia dentro, observarse sin juzgar ni criticar, de esta manera, podrás sacar conclusiones muy valiosas sobre tí mismo que te van a ayudar en tu día a día.

 

Las claves son: observar, perdonar, agradecer, transmutar. El poder de estas palabras cuando se trabaja con ellas, te permitirá ser consciente de aquello que deseas revisar, sanar, superar o eliminar de tu vida. Especialmente a nivel emocional.

 

El taller está dirigido a las personas que están viviendo o desean:

 

- superar y sanar heridas emocionales: especialmente en duelos, en las heridas del niño interior, en las rupturas, en las situaciones no afrontadas.

- cerrar bien una etapa e iniciar un nuevo ciclo en su vida.

- renacer y transformarse.

- crecer, avanzar y evolucionar.

 

Tómate un tiempo para pensar, ¿qué lastres llevas cargando a lo largo de tu vida?, ¿son tuyos o heredados?. El miedo, la injusticia, el abandono, la inseguridad, la rabia, la culpa, la ansiedad, el repetir patrones... ¿Te gustaria deshacerte de ellos y avanzar?

 

Deshacerse de lo que ya no sirve, es liberador y puedes notar su beneficio a todos los niveles: ya sea en el plano emocional, mental y físico.

 

Soltar el peso que llevas sobre los hombros, te ayudará a tener un enfoque más consciente y amplio de la vida. Al liberar y sanar las heridas podrás dar cabida a la paz, la armonía, el equilibrio, el perdón, al amor ¿Te animas a caminar ligero de equipaje?

 

Taller presencial SOLTAR PARA CRECER

 

Sábado día 29 de Febrero en San Sebastián

horario: de 10:30h a 12:30h (de 2h a 2:30h aproximadamente)

Lugar: Spiral Áurea

c/ Isabel II 3, bajo 6 (entresuelo)

Donostia - San Sebastián

 

Las plazas son limitadas. Reserva tu plaza a través del correo info@spiralaurea.com y whatsapp 606 60 18 05.

Envía tu comentario
Tu nombre:
Tu comentario:

 

Imagen: Pixabay

 

 

El duelo es el tránsito por el que pasamos todos tras la pérdida de un ser querido.

 

La muerte, además del inmenso vacío y dolor que deja la ausencia del ser amado, provoca un tsunami de emociones y sentimientos que se encuentran y cruzan. Se suceden unos a otros, e incluso pueden llegar a parecer contradictorios: tristeza, angustia, rabia, calma, impotencia, culpa, liberación, etc. Sin embargo, no lo son.

 

Tras una muerte todos ellos emergen con mucha fuerza. Por ejemplo, si el ser querido ha estado enfermo o ha sufrido mucho, puedes llegar a sentir liberación y paz; y al mismo tiempo, sentir su muerte con mucha intensidad y dolor. ¿Contradictorios? No. Solo son el reflejo del sentir de tu corazón y de tu alma. Y son correctos.

 

Los sentimientos y emociones vienen y van. No intentes controlarlos, déjalos que afloren y que fluyan. Luchan por salir y expresarse; y a veces, es tanto el dolor que puedes sentir, que consciente o inconscientemente puedes llegar a frenarlo y ocultarlo. Cuando la intensidad de las primeras fases del duelo se van superando, todo aquello que has reprimido, saldrá como un volcán pudiendo sentir que tu vida es una montaña rusa emocional. Es posible que necesites apoyo y ayuda. Rodéate de personas que te escuchen, que te cuiden, que estén contigo. Este es un tiempo para tí, para sentir, afrontar, integrar, asimilar, comprender y aceptar todo lo que ha ocurrido. Y también, para comenzar a vivir sin la presencia del ser querido.

 

El sentimiento de culpa, es una de las emociones que en la medida de lo posible, es mejor evitar. Tu mente se llena de “y si”:  y si aquella mañana hubiera hecho esto; y si hubiera dicho aquello en vez de esto otro; y si en vez de enfadarme le hubiera dicho te quiero; y si en vez de llegar a una hora, hubiera llegado a otra; y si ... La culpa atrapa, pudiendo llegar a entrar en un bucle autodestructivo que solo aporta más dolor.

 

No puedes cambiar los hechos, no puedes cambiar lo que hiciste, pensaste, decidiste o dejaste de hacer. La culpa asalta la mente y se aloja en el corazón. Es importante que recuerdes que en esos momentos tomaste la decisión que consideraste que era la mejor teniendo en cuenta lo que sabías, sentías, pensabas y considerabas. Se siempre amable contigo mismo. Quiérete, perdónate.

 

Vive el duelo, date tiempo, sigue tu ritmo. Cuídate, aliméntate bien, mímate. Ámate. Cada persona experimenta el duelo de una forma distinta; para unos, será de una manera más o menos intensa; y para otros, puede ser más breve o prolongarse más en el tiempo.

 

Por muy dura que sea la travesía del duelo, siempre hay luz al final del túnel.

20/02/2020 03:04:47 Aleyda
Porque siempre nos sentimos tan culpables, mi Benito un pinscher murió de 19 años, y su cuerpito no daba para más a( ciego, sin dentadura, fallas del corazon) y sin embargo me seguía por toda la casa, cuando me tocó ponerlo en eutanasia fue en un momento que yo estaba sumamente enferma y no podía darle los cuidados que él requería, el al sentir mi enfermedad se puso peor que nunca y su cuerpito colapsó por completo, se inflamaron sus patitas y no dormía de día ni de noche, con todo esto igual me siento culpable... ya paso un (1 ) año 2019 y no lo supero, aún lloro por el. Se que está bien, que ya no sufre, pero lo extraño demasiado, siempre será mi gran amigo, mi amor, mi vida. Solo me consuela saber que nos volveremos a ver algún día
20/02/2020 23:47:00 Spiral Áurea
Hola Aleyda,

Pudiste vivir 19 años con Benito. Todo un regalo. Forma ya parte de tu vida. Es normal que sientas que fuera un gran amigo y tu amor, porque lo fue.

Besotes.
Envía tu comentario
Tu nombre:
Tu comentario:

 

Imagen: Spiral Áurea

 

 

Ya estamos en Febrero y este mes lo dedicamos a la maravillosa y amorosa morganita. Seguimos trabajando el cambio, la transformación y la renovación. Todo cambio interior que hagas se verá reflejado en el exterior.

 

La morganita es un berilio de color rosa. Seguro que te suena el nombre de sus "hermanas": la esmeralda y la aguamarina. Se asocia al cuatro chakra, al del corazón, el del amor. Por su color es fácil confundirlo con el cuarzo rosa. Quizá su tono sea algo más pálido y nacarado que el del cuarzo rosa.

 

La energía de la morganita ayuda especialmente a abrir caminos, a encontrar soluciones en momentos de incertidumbre o bloqueo; y por supuesto, ayuda a querer y a amar. Encontrarás en la morganita un apoyo amoroso en los cambios y las transformaciones personales y también, en las relaciones, ya sean con uno mismo o con los demás.

 

¿Cómo trabajar con una morganita?

 

Si acabas de conseguir una morganita, lo primero que debes hacer es limpiarla para así eliminar cualquier tipo de energía que esté asociada a ella. No tiene porqué ser negativa, sencillamente elimina lo que no tenga relación contigo.

 

Después, puedes activarla, dándole tu energía, conectando con ella. Una vez, establecida la conexión, ya puedes trabajar con ella. Y si lo deseas, puedes programarla para un fin concreto. En este caso, la morganita te ayudará especialmente a conseguir el propósito para la que la has programado. 

 

Toma la morganita en tu mano, siente su energía. Lleva la atención a lo que deseas trabajar o conseguir. Tal vez, sea mejorar la relación contigo mismo, quererte más, tener mayor autoestima. O quizá lo que quieres sea encontrar a tu amor, a tu pareja, o simplemente mejorar las relaciones que tienes con los demás: familia, amigos, compañeros, etc. ¿Y por qué no potenciar ambas?

 

Siempre que la morgonita tenga un tamaño apropiado, te animo a que la lleves contigo. También puedes optar por dejarla debajo de la almohada y dormir con ella, y así posibilitar el recibir información a través de los sueños.

 

Personalmente, cuando decidí trabajar con la morganita, me sorprendió que pese a su tamaño, apenas medía 1,5 cms., sintiera tanto su energía. Me pareció muy potente y notaba cómo vibraba en la palma de mi mano. No trabajé ningún propósito, sencillamente, decidí dejarme llevar y fluir. Me gustó trabajar con ella. Me aportó paz y calma en momentos difíciles y complicados; y me mostró muy sutilmente la direción más adecuada que debía seguir para lograr mis objetivos.

 

Si te apetece trabajar el amor a todos los niveles: el incondicional, hacia tí mismo, el de pareja, y en general sanar todo tipo de relaciones, la morganita será una de las piedras que más puede ayudarte. Déjate sorprender por la intuición, escucha a tu corazón, fluye y ve hacia delante. Atrévete a descubrir qué mensajes y apoyo puede aportarte la morganita.

Envía tu comentario
Tu nombre:
Tu comentario:

La energía de 2020 a través del tarot

 

Imagen: Spiral Áurea. Carta XX. El Juico del Tarot de La encantadora de sueños.

 

 

Lo prometido es deuda, así que vamos a hablar de la energía de este año de 2020 desde la perspectiva del tarot.

 

El tarot está compuesto por 78 cartas o arcanos que a su vez, se dividen en dos grupos: los arcanos mayores y los menores. Las cartas que tienen mayor importancia por la información que dan, son los mayores. Son 22 cartas, que se enumeran del 0 al XXI.

 

Comenzamos

 

Palabras claves: renacer, resurgimiento, pruebas, retos, intuición, lo desconocido, empoderamiento.

 

Este año 2020 se presenta como un año de resurgimiento. Renaces al superar pruebas y retos que llegan a tu vida cuando estás preparado para resolverlas, aunque no siempre te sientas preparado y tengas miedo al creer que no sabrás o podrás superarlas. No tienen porqué ser difíciles, aunque si marcarán un antes y un después. Existe un punto de inflexión importante. Este renacer abarca a todos los ámbitos de la vida, desde un cambio interno al reconocimiento de tus logros y valía por parte de los demás. Y también desde lo más superficial a lo más espiritual.

 

¿Cómo lo consigues? En ocasiones, afrontar los retos asusta e inquieta. Se trata de tirar lastres, de sacar fuera lo que ya no sirve o se ha quedado caduco y obsoleto. Y si, puede que cueste un poco liarse la manta a la cabeza y salir de la zona de confort. Entre otras razones: los apegos, las dudas e inseguridades.

 

¿Con qué cuentas a favor? Contigo mismo. Con tu experiencia, con tus caídas, tus heridas, tus cicatrices; y también, con tu fuerza, con tu autoestima, con tu bagaje, con tus ganas de cambio, con tus superaciones y éxitos, con tus logros.

 

Y este año, apóyate aún más si cabe en la intuición y la determinación. Ambas, van a servirte de guía y brújula en todos los momentos. Presta atención a la intuición, a tu voz interior, a esa certeza interna, a ese pálpito, al servicio de tu determinación. Enfócate en lo que deseas lograr. 

 

Otro punto importante a tener en cuenta, es que a lo largo de este tiempo puedes recoger los frutos de lo que sembraste anteriormente. Los demás, tu entorno: pareja, familia, amistades, trabajo, etc. pueden comenzar a ver aquello que hasta ahora parecía invisible. Tu trabajo de hormiga se verá recompensado con el reconocimiento y la valoracion positiva.

 

 

Resumiendo

 

2020

 

Está formado por dos números 20. El 20 se corresponde con la carta XX. El Juicio, que representa el resurgir del ave fénix. La vida te pone a prueba una y otra vez hasta que aprendes la lección o lo que tenías que aprender en determinado momento o situación. Estas pruebas ayudan a crecer y evolucionar. Se produce un cambio muy importante a nivel interior, lo que producirá que puedas avanzar y volar. Se produce un renacer, y hay un reconocimiento de tu persona y de tu valía.

 

2020 = 20 + 20 = 40 = 4 + 0 = 4

 

El número 4 corresponde a la carta IV. El Emperador, que entre otros significados encontramos la autoridad y el poder, la determinación y el empoderamiento.

 

2020 = 2 - 0 - 2 - 0

 

La carta que lleva el número 2 es II. La Papisa o Suma Sacerdotisa, que representa la intuición, la escucha interior.

 

La carta 0 es la de El Loco, que representa lo nuevo, lo que se idea pero aún no se ha concretado.

 

 

Recomendación: Intenta mantener tu equilibrio personal ante los posibles cambios que se avecinan; tienes en tu intuición y en tu determinación las mejores herramientas para transitar por este año . 

Envía tu comentario
Tu nombre:
Tu comentario:

La charoita: piedra de transformación

 

 

Imagen: Spiral Áurea

 

 

 

Acabamos de estrenar el año, apenas han pasado unos días de este mes de enero. 2020, viene con fuerza, invita a la transformación y a la renovación. Atentos al próximo post que publicaremos en del blog, en el que hablaré sobre la energía de este año 2020.

 

Y desde ya mismo, en Spiral Áurea, ponemos en marcha un proyecto que nos parece muy interesante. Cada mes hablaremos de una piedra, de un mineral, de un cristal. Si sientes y vibras con alguna, te invitamos a que trabajes con ellas. 

 

Comenzamos hablando de una piedra que no es de las más conocidas: la charoita. Es una piedra de transformación y de sanación. Ayuda a afrontar los miedos y a transformarlos con sutilidad y mucho amor.

 

La charoíta, junto con otras piedras de las que iremos hablando, pertenecen al grupo de piedras denominadas "de la Nueva Era" con un nivel vibracional muy elevado que están aquí para ayudarnos a trabajar y a evolucionar hacia una mayor conciencia y evolución, y hacia el cambio vibracional al que se encamina la Humanidad en esta era de Acuario.

 

Son fáciles de distinguir por su color característico o principal que es el lila o malva (que las diferencia del color morado de las amatistas), el cual aparece entremezclado con otros tonos como el verde, el blanco nacarado, el negro o el marrón. Se relaciona con el cuarto chakra y con los chakras superiores. Los chakras del corazón y los espirituales, la charoita integra la energía más elevada en nuestro corazón.

 

Las charoitas que he visto y con las que he trabajado son de tamaño pequeño, cantos rodados, perfectos para llevarlos en la mano, en un bolsillo, ponerlos debajo de la almohada, etc. A pesar de su tamaño, su energía es amorosamente potente.

 

Puedes trabajar con ellas en meditación, llevándolas contigo, sintiéndolas junto a tí. Te ayudarán tanto si deseas eliminar y sanar heridas emocionales: pérdidas, duelos, rupturas, los miedos que no te dejan avanzar, como también a conectar con el amor incondicional. Te acompañarán en los cambios importantes de tu vida ya sean a nivel evolutivo y de transformación personal.

 

Todo cambio exterior comienza por el interior. ¿Qué deseas cambiar?. Tal vez sea un hábito, una creencia, o perder el miedo ante un hito o evento importante como cambiar de trabajo, cambiar de casa, superar una pérdida o ruptura, etc.  La charoita te ayuda a sentirte más conectado contigo mismo de manera amorosa.

 

¿Cómo trabajar con una charoíta?

 

Ponla en tu mano. Conecta con ella. Siente su energía.

 

Puedes hacer una pequeña meditación. Piensa, siendo lo más objetivo posible, qué aspectos funcionan en tu vida, qué va bien, qué te nutre, qué te motiva, qué te hace amar, qué te conmueve, qué deseas y anhelas, qué tienes a tu favor, dónde están los obstáculos y los retos a afrontar, qué dolor y heridas emocionales quieres trabajar, que miedos bloquean esos cambios que son necesarios para evolucionar.

 

¿Solo hay que iniciar un cambio cuando algo no funciona en tu vida?. No. También puedes trabajarlo porque deseas conocerte mejor, ser más consciente, tener ganas de superar retos...

 

Toda transformación, se inicia con un movimiento interior que puede generar cierta inquietud, incomodidad e incluso momentos de estrés y angustia. Miedos. No siempre resulta fácil mirar hacia dentro, qué cambiar, qué mover, mirar las sombras, el lado oscuro. No te centres solo en tus miedos, observa también cuáles son tus puntos fuertes, dónde reside tu fuerza y cuáles son tus cualidades, serán tu apoyo para dejarlos a un lado y evolucionar.

 

Confía en tí, en tu intuición, en tu corazón. Escúchate y adelante.

Envía tu comentario
Tu nombre:
Tu comentario:

 

Imagen: Pixabay

 

 

Nochevieja está a la vuelta de la esquina. Es época de cambio, de transición, de buenos propósitos. Y también es un día en el que solemos realizar rituales que acompañen con fuerza y energía a impulsar nuestros deseos.

 

Antes de realizar un ritual debes tener claro cuál es el propósito del mismo. Y después cómo realizarlo: tiempo que vas a disponer, elementos que necesitas, lugar en el que hacerlo, etc.

 

Te proponemos unos rituales sencillos y fáciles de realizar.

 

Un puñadito de lentejas

 

Tal vez no sea el más conocido por estos lares, pero en algunos países comer un puñadito de lentejas (cocinadas a tu gusto), a lo largo de la comida de Nochevieja, representa la llegada de la abundancia y la prosperidad. Lo que es una tradición se puede convertir en ritual. ¿Cómo? Fácil y sencillo. Cuando comas las lentejas piensa y siente en lo que deseas conseguir. Pon conciencia y concreción mientras saboreas el plato.

 

Brindar con un anillo de oro o algo que sea de oro dentro de una copa

 

Durante unos años, en casa de mis padres justo después de tomar las uvas, solían brindar por el nuevo año y expresaban en alto sus deseos para el año que acababa de comenzar. Hasta aquí todo normal, pero ellos lo hacían metiendo sus alianzas de oro dentro de la copa. Aunque el oro se asocia con la prosperidad economica, también puedes hacerla extensible a todo tipo de abundancia: salud, amistades, amor, trabajo...

 

Una uva, un deseo

 

Este es el ritual que hago todas las Nocheviejas. A lo largo del día, pienso mis deseos, metas y objetivos a realizar en el año próximo. Cuando llega el momento de tomar las uvas, recuerdo cuáles eran mis deseos y según van sonando las campanadas, con cada uva asocio un deseo. Primera campanada y uva, salud. Segunda campanada y uva, alegría, tercera campanada y uva, bienestar.... ¿Tienes que tener doce deseos? No es necesario, puedes repetir los mismos hasta que finalizen las campanadas.

 

Un ritual más largo

 

Si dispones de más tiempo y te apetece hacer un ritual algo más largo, puedes hacerlo durante la mañana o tarde del día 31.

 

Siéntate y medita, piensa en cómo deseas que sea tu año, cuáles son tus propósitos, tus metas, tus deseos. Cuando lo sepas, puedes encender una vela, dándole la intención de que aporte luz e ilumine tu camino.

 

Y escribe en un papel aquello que deseas conseguir. También puedes programar minerales, cristales y piedras con los mismos propósitos. Por ejemplo: el citrino para la economía, el cuarzo rosa para el amor, el cuarzo blanco es el comodín y vale para  todo.

 

Guarda el papel en un bolsillo y tenlo a mano cuando suenen las doce campanadas. Lo mismo puedes hacer con los cristales y minerales. Tócalos, siente como la energía del momemto, de todos los buenos deseos da impulso de tu escrito, a tus piedras.

 

Una vez terminado, puedes guadar el papel hasta el próximo solsticio. Y si te resulta cómodo, puedes colocar los cristales dentro de una bolsita de tela y llevarlos contigo.

 

 

Feliz Salida y Entrada de Año

28/12/2019 17:54:09 Rosy
Hola María Eugenia yo todos los años igual meto un anillo de oro en la copa de champagne, te deseo un feliz año a ti ya toda tu familia que venga con mucha felicidad y mucha salud un beso.
30/12/2019 00:34:53 Spiral Áurea
Hola Rosy,

Estupendo, Rosy. La tuya es una buena manera de comenzar el año.

Feliz salida y entrada de año también para ti y los tuyos.

Besotes.
Envía tu comentario
Tu nombre:
Tu comentario:

23/12/2019 23:02:07 Myrian
Hola María Eugenia!
Muchas felicidades para vos y los lectores y participantes de este espacio!
Gracias x tu infinito amor y ayuda a quienes transitamos distintas cosas en esta vida que nos cuesta a veces entender y apreciar!
Gracias x ampliar mi mirada sobre la vida y la muerte, el más acá y el más allá, lo cual como sabes me abrió las puertas a tener, aún después de su partida, un vínculo estrecho con mi papá!
Asimismo, he aprendido a valorar mucho más la vida y la familia!

Felices Fiestas y nos encontraremos en el 2020 siempre con tu mirada inteligente y reflexiva para enriquecer nuestras vidas!
Besos!
Myrian
24/12/2019 12:52:54 Spiral Áurea
Hola Myrian,

Qué bonito, Myrian. Cuánto me alegro. El proceso es tuyo, yo solo te he acompañado en él.

Gracias por tus amables y cariñosas palabras.

Te deseo Feliz Navidad, Felices Fiestas de todo corazón.

Besotes.
26/12/2019 22:02:24 Myrian
Muchas felicidades para vos también y muchas gracias por ACOMPAÑARME! A pesar de que estamos a un océano de distancia, te has convertido en un gran apoyo en mi vida! Me has ayudado y me ayudas mucho! Gracias!
Besos,
Myrian
28/12/2019 11:24:46 Spiral Áurea
Hola Myrian,

La energía, el amor, el cariño, los buenos sentimientos no entienden de fronteras.

Me alegro mucho de haberte acompañado en tu proceso. Mil gracias por tus palabras. Hacen que siga trabajando con más energía y fuerza.

Feliz Salida y Entrada de Año.

Besotes.
Envía tu comentario
Tu nombre:
Tu comentario:

 

Imagen: Pixabay

 

 

El tiempo pasa muy rápido y casi sin darnos cuenta ya están aquí de nuevo las navidades. Son fechas al igual que otras como los cumpleaños, los aniversarios u otros acontecimientos, en los que la ausencia de nuestros seres queridos se hace más intensa y notoria.

 

Es muy posible que durante estos días, te sientas más sensible y vulnerable, estés más triste o notes altibajos en tus emociones. Incluso te encuentres librando una batalla entre no querer celebrar ningún acontecimiento y sientas que estás obligado a participar en los eventos que se organizan.

 

No todos vivimos los duelos y las ausencias de la misma manera. Hay quienes se encierran en si mismos porque necesitan ese espacio y tiempo para ir curando sus heridas y dolor. Otros en cambio, buscan rodearse de personas, estar activos y participar en múltiples eventos lo que les permite sobrellevar mejor su duelo.

 

En consulta te encuentras con personas que están pasando por esta situación. Recuerdo a una familia: padre, madre y varios hijos ya adultos e independizados. La familia de Lola y Kepa. La historia es real aunque he cambiado sus nombres. Lola, era la madre, y Kepa era uno de sus hijos que había fallecido.

 

Era una familia unida, en la que las reuniones familiares eran muy importantes. Cualquier motivo era una excelente excusa para poder reunirse y celebrarlo.

 

Los dos primeros años tras la muerte de Kepa habían sido muy duros. Amaba a todos sus hijos por igual pero con Kepa tenía una relación especial. Todos le echaban mucho de menos, pero no lo expresaban. Aunque para ellos Kepa estaba presente, no se hablaba de él. El silencio no ayudó a superar el duelo. Al revés, lo incrementó. Lola era muy comunicativa, quería contar cómo se sentía, sus altibajos emocionales, sus días buenos y malos; y sobre todo, necesitaba hablar de Kepa.

 

En cambio, su marido, era callado y un poco introvertido. Y la muerte de Kepa hizo que se volviera aún más silencioso. Su dolor era demasiado fuerte e intenso, no podía hablar de ello. Vivía su dolor a escondidas, lloraba cuando creía que nadie le veía. No sabía cómo afrontar su pérdida y su duelo estaba siendo difícil.

 

Kepa era un hombre muy divertido, tenía la sonrisa siempre en sus labios y le encantaba hacer felices a los demás. Lola, sentía que si no se hablaba de él, era como negarle, y no estaba dispuesta a ello. El día a día era más llevadero, pero en las reuniones familiares, el silencio sobre Kepa volvía a estar presente.

 

En una de las consultas de canalizacion, Lola pidió consejo y orientación porque quería ayudar a su familia a vivir su duelo. Uno de los mensajes que recibió de Kepa era que disfrutaran, se rieran, cantaran y bailaran como hacían antes de su muerte. Que la tristeza no impidiera que pudieran ser felices.

 

No es fácil cantar cuando hay dolor. ¿Qué pasaría cuando lo planteara al resto de la familia? La respuesta la obtuvo en la siguiente reunión familiar. Uno de los hermanos de Kepa se levantó y  brindó por él. Y el resto le siguió. Lola describía el momento de mágico. Algo había cambiado. Seguía habiendo dolor, tristeza por la ausencia pero también había ganas de expresar, de contar. Fue liberador. Permitió que el silencio sobre Kepa diera paso a la comunicación.

 

Pasó el tiempo y volvimos a vernos. Lola comentó que se había vuelto a vivir otro momento único y especial. La familia había decidido que cada vez que se reunieran cantarían y bailarían en homenaje a Kepa. 

 

Si estás viviendo un duelo, date tiempo, no reprimas tus emociones. Recuerda que cada duelo es diferente y cada uno lo afrontamos lo mejor que podemos. Busca a personas que te escuchen de verdad, desde el corazón y que sientas que están contigo. Rodéate de amor. Siéntete acompañado en el silencio, en el recuerdo, en la tristeza, en la sonrisa y en el momento. Date permiso para sonreír si así lo sientes, date permiso para ser siempre tú.

 

26/12/2019 23:32:45 Myrian
Querida María Eugenia!
Que bella historia! Me veo reflejada en muchas de las cosas que decís! En estas fechas especiales yo experimento angustia y se me hace más fuerte la sensación de extrañar a mi papá! Sin embargo, a pesar de que lloro a menudo cuando lo recuerdo, siento también alegría porque recuerdo cosas lindas y vuelvo a ver que tuve una vida llena de momentos hermosos con mi papá! A su vez, se que está presente y eso me reconforta! Yo soy de las personas que necesitan hablar! Yo necesito hablar de mi papá y recordarlo en vos alta! Eso me hace bien!
Hermosa historia que seguramente ayudará a muchos!
Besos y abrazos!
Myrian
28/12/2019 11:28:08 Spiral Áurea
Hola Myrian,

Es bueno recordar, hablar, expresar, comunicar. Y más cuando lo hacemos desde el corazón. No todas las personas pueden expresar todo lo que sienten con facilidad y todo ello conlleva más dolor.

Tu padre te acompaña y se alegra de que le sientas junto a tí.

Besotes.

30/12/2019 21:43:18 Myrian
Gracias x tus palabras María Eugenia! Me emocionas mucho!
Muy feliz fin de año y que el próximo año sea un año lleno de bendiciones, paz y amor!
Un abrazo grande y gracias!
Myrian
02/01/2020 12:10:43 Spiral Áurea
Hola Myriam,

Mil gracias e igualmente. 🤗

Besotes.
Envía tu comentario
Tu nombre:
Tu comentario:

 

El próximo sábado 14 de diciembre, impartiré un taller de canalización en Donostia - San Sebastián. Es un acercamiento al mundo de la canalización: conocerás en qué consiste ser un canal y de qué manera podrás trabajarlo. El taller es presencial.

 

Está dirigido a:

 

- las personas que quieren y desean conocerse mejor,

- aprender a conectar con nuestra energía y cómo utilizarla, 

- trabajar el canal que somos.

 

El taller:

 

Será teórico y muy práctico. Realizaremos diferentes ejercicios con el objetivo de aprender a percibir nuestra propia energía y la que nos rodea, ayudando así, a trabajar y desarrollar nuestro canal.

 
 
Día: sábado 14 de diciembre.
Horario: 14:00 h a 18:00 h.
Lugar: C/ Isabel II 3, bajo 6 (entreplanta).
Donostia - San Sebastián
 
 
Los grupos son reducidos. Para reservar la plaza y más información, podéis hacerlo escribiendo a info@spiralaurea.com.
Envía tu comentario
Tu nombre:
Tu comentario:

 

Imagen: Pixabay

 

 

La vida no es lineal, tiene curvas, altibajos, momentos de quietud, de estrés, de sorpresas, de idas y venidas, de cambios y transformaciones; y también, de crecimiento y evolución.

 

Hay épocas en que la vida es parecida a una canción de heavy metal; dura, transgresora, rebelde. Otras es más dulce como las canciones románticas y baladas: suave, amorosa, tierna. Es posible que durante una temporada cantes nanas y canciones de cuna; y en otras, bailes al ritmo de la canción del verano.

 

La música es una fiel compañera de viaje. Siempre está presente en el día a día. Incluso puedes asociar una canción con un instante, un hecho, un pensamiento, un amor que viviste. Si cierras los ojos, y piensas en un momento importante de tu vida, es muy posible que escuches una melodía y sin querer comiences a tatarearla.

 

La música, también sana. Ayuda a liberar las emociones y los sentimientos, aligera el alma, consuela en los momentos de tristeza y anima al corazón, tanto en los períodos buenos como en los más tristes. Tal vez, tengas una canción que te impulsa a ir hacia delante, te llena de fuerza y ánimo. Y lo mismo puede ocurrirte en los etapas de bajón, de tristeza y pena. La música es una vibración poderosa. Tanto puede consolarte, envolviéndote en dulzura y tranquilidad, como darte alas para poder volar.

 

También existen canciones que tocan el corazón. Sus letras parecen estar escritas para tí, describen cómo te sientes, cómo te encuentras, qué has vivido o por lo que estás pasando.

 

La música es vibración, energía, fuerza, pasión, conexión. Mueve, remueve, sana, libera, envuelve, eleva. Conectar con ella es sentirte uno con tu esencia, tu corazón y tu espíritu.

 

La vida se llena de notas, de acordes, de melodías. Eres el compositor de tu vida. Creas tu propia música con tus vivencias, experiencias, visicitudes, altibajos y éxitos. Eres tú quién crea la melodía de tu vida. No hay canción más bonita que la que cada uno compone y crea a lo largo de su día a día.

 

Observa a qué suena tu vida. Qué melodía está vibrando en tí. Porque tú, eres música.

 

Envía tu comentario
Tu nombre:
Tu comentario: