Respuestas y guía para la vida, el corazón y el alma.
Orientación, espiritualidad, duelo.
Coach evolutivo y espiritual.

 

 

Algunas palabras son más mágicas que otras, tal vez sea por su sonoridad, por su belleza al verlas escritas, y en la mayoría de las ocasiones, por su significado. Tienen poder, fuerza, energía y vitalidad.

 

Una de ellas es libre. Creo que pocas palabras pueden decir tanto en tan pocas letras. En este preciso momento, aquí y ahora, libre me lleva a vibrar con:

 

L Liberación. Somos libres, pero ¿nos sentimos libres?. A lo largo de la vida podemos sentirnos atrapados por las circunstancias y las personas que nos rodean: trabajo, familia, situación económica, desamor, miedos, incertidumbres, duelos, pérdidas.

 

Es posible que en ocasiones te hayas visto atrapado en un laberinto de sensaciones, de idas y venidas, de querer avanzar y sentir que no podías seguir adelante. Es duro sentirse bloqueado y no saber o no hallar la salida que te lleve hacia la solución. Incluso aunque camines puedes hacerlo a tientas, sin saber qué vas a encontrar durante todo el proceso. Caminas a oscuras con esperanza o con fe en dar con las respuestas adecuadas. A pesar del dolor, de la angustia, de la soledad, de la tristeza, eres libre. Libre para tomar tus propias decisiones.

 

I Independencia. A veces, la vida parece más una carrera de maratón que unas vacaciones en el paraíso. Y aunque estés rodeado de personas que te quieren, al final, las decisiones que tomes, te pertenecen a tí. Sí, somos y eres, responsable de tu vida. Es posible que pueda darte vértigo pensar, sentir, creer, idear, soñar, amar de manera clara, propia y además porder expresarlo sin miedo, especialmente cuando son distintas a lo que esperan los demás o no son las que comparte tu entorno más cercano. Eres único, eso te hace especial. No te anules, no anules, conecta contigo, siéntete uno contigo.

 

B Brújula. Caminar por la vida con rumbo fijo es estupendo. Sabes a dónde quieres llegar, conoces tus posibilidades, lo que está a favor y lo que está en contra, y sobre todo, conoces tus metas. Tal vez tengas que dosificar tus fuerzas, pero antes o después conseguirás llegar a tu propósito.

 

Si no sabes qué camino tomar, qué decisiones son las más adecuadas, si los pasos que estás dando te llevarán a algún lugar seguro y tranquilo, no te angusties. Respira hondo, toma asiento, tómate un tiempo para pensar y sentir. Y mira la brújula, siente a tu corazón, te llevará a dónde desees llegar. Recuerda que siempre marca el norte. Tú eres el norte.

 

R Respuestas. ¿Eres de los que no para de darle vueltas a la cabeza buscando soluciones a los problemas, anticipándote a ellos e intentando encontrar la mejor resolución a algo que todavía no ha sucedido? Seguro que terminas agotado y sin energía; y cuando crees que ya tienes todo controlado, la vida te sorprende con una vuelta de tuerca y te deja descolocado.

 

¿Has intentado cambiar de táctica? Prueba a ocuparte en vez de preocuparte. La vida seguirá siendo la misma, pero tú no. Deja atrás tus miedos, no se trata de ser un kamikaze, sino de fluir, de aprender a enfocar la energía, a reconocer cuáles son realmente tus objetivos. Ócupate de tí, de estar bien, de estar en armonía y equilibrio contigo mismo. Será mucho más fácil que veas las respuestas que antes no encontrabas. Recuerda, eres libre para elegir cómo vivir, ya sea de manera pesimista u optimista, de manera negativa o positiva. A veces la diferencia entre una y otra reside en escucharte, en sentir y vibrar con quién eres.

 

E Equilibrío. En ocasiones cuesta mantenerlo, especialmente cuando estás atravesando por situaciones duras y complicadas. Mantener el equilibrio en medio de la zozobra puede ser difícil. Escucha a tu corazón. Sé honesto y sincero contigo mismo. Encontrarás la brújula que te lleve al camino correcto.

 

No siempre resulta fácil recordar que somos libres. Vivimos condicionados por la sociedad, el entorno, el lugar en el que nacimos, la cultura y educación que hemos recibido. Sin embargo, la libertad, está dentro de cada uno de nosotros. Somos libres para tomar decisiones, para amar, para pensar, para sentir, para ser. La libertad es un tesoro que nos pertenece.

 

Envía tu comentario
Tu nombre:
Tu comentario:

Tips sobre cómo afrontar el duelo

 

 

06/07/2019 10:52:29 Ari
Hola, en estos días hemos tenido la pérdida de un ser querido y tengo curiosidad por saber qué pasos seguimos una vez abandonamos el cuerpo, quien nos recibe, cuál es el proceso que seguimos... Desde tu experiencia, qué me puedes decir?? He leído nucho a cerca de este tema y me gustaría saber tu opinión. Gracias.
08/07/2019 17:43:49 Sergio
Gracias.
08/07/2019 20:32:43 Spiral Áurea
Hola Ari,

Realmente resulta complicado poder responder a tus preguntas de manera sencilla.

Intentando ser breve, al morir somos acompañados durante todo el proceso por seres que nos guían, normalmente suelen ser familiares que han fallecido con anterioridad.

No todos los seres al fallecer viven el mismo proceso, depende mucho de su nivel de conciencia y vibración.

Es posible que escriba una entrada hablando de estos temas, ya que resulta complicado simplificar tanto en tan breve espacio.

Besotes.
08/07/2019 20:34:29 Spiral Áurea
Hola Sergio,

De nada.

Besotes.
09/07/2019 16:24:27 Ari
Te lo agradecería muchísimo, porque te considero una persona seria. Gracias.
11/07/2019 18:58:36 Spiral Áurea
Hola Ari,

En cuanto pueda la escribiré.

Gracias por tus palabras.

Besotes.
29/07/2019 01:56:11 Myrian
Querida María Eugenia!
Que bien explicas cada paso del duelo. En mi experiencia, cada ítem que describís refleja exactamente los pasos que yo he venido dando desde la partida de mi papá. Me permito aportar algo a la inquietud de Ari. Los día previos a la partida de mi papá, el me comentó que soñaba mucho y le pregunté que cosas soñaba, lindas o feas, y me respondió que soñaba cosas lindas y con sus seres queridos fallecidos. Yo pienso que en ese momento ya lo estaban acompañando a transitar lo que venía en poco tiempo... Su partida.... Puede ser que antes de morir ya estemos acompañados de seres queridos fallecidos que vienen a buscarnos! Leí de Elizabeth Kubler Ross que nadie muere solo! Eso me tranquilizó mucho en ese momento y aún hoy me tranquiliza saber que mi papá y que todos partimos acompañados!
Siempre interesantes tus entradas!
Besos!

Myrian
29/07/2019 18:58:10 Spiral Áurea
Hola Myriam,

Siempre es agradable leerte.

Es cierto, nadie muere solo, somos acompañados por seres que nos guían y velan por nosotros en este tránsito de la muerte.

Besotes.
21/08/2019 00:37:02 Diana
Hola estimada, buscando respuestas encontré tu blog, hace exactamente 24 días falleció mi hermana, ella era joven 37, fue en circunstancias muy rápidas, se puso mal tuvimos que llevarla a la emergencia y a los tres días falleció, no nos esperábamos un desenlace tan fatal, yo no puedo comprenderlo, me siento muy culpable por no haber visto a tiempo o hacer algo para prevenirlo, busco mil respuestas, veo gente que resiste mucho, porque ella no pudo.....me pregunto si acaso esto debió pasar así, dónde está, qué pasa después, qué debo hacer....me tranquiliza también leer en tus respuestas anteriores que nadie muere solo y el solo hecho que mi hermana tal vez vio a mi papá que falleció hace 5 años me reconforta, muy agradecida por lo que puedas comentarme
21/08/2019 14:17:19 Spiral Áurea
Hola Diana,

No estamos preparados para perder a un ser querido, y menos cuando se trata de una muerte repentina.

No es fácil asimilar ni integrar todos los sentimientos, emociones, pensamiento que experimentamos durante el proceso de duelo.

Para poder responderte al resto de las preguntas, tengo que canalizar y eso lo hago en consulta.

Besotes.
Envía tu comentario
Tu nombre:
Tu comentario:

 

 

 

El viernes 21 es el solsticio de verano en el hemisferio norte, y el de invierno en el hemisferio sur. Y justo dos días después tenemos otra gran cita, el 23, la víspera de la noche de San Juan.

 

Son días muy potentes energéticamente hablando. Propicios para trabajar con la energía del fuego. Palabras clave para estos días: purificación, renovación, impulso, fuerza, pasión.

 

Aprovechando esta estupenda energía, te proponemos un ritual que puedes realizar uno o los dos días.

 

Antes de hacer el ritual, es importante que pienses qué te gustaría trabajar. Qué meta o deseo quieres conseguir, qué te gustaría alcanzar o sencillamente qué quieres alejar o eliminar.

 

¿Te animas a realizarlo? Comenzamos.

 

Primer paso, busca un lugar en el que puedas estar a gusto y cómodo. En el que sepas que no te va a molestar nadie.

 

Segundo paso, vamos a trabajar con el elemento fuego. Para tu ritual puedes utilizar una vela, una barrita de incienso, palo santo, incluso si no dispones de nada de ello, una imagen del sol, una foto de una hoguera... Aunque, si puedes, te recomendamos las primeras opciones.

 

Tercer paso. Escribe lo que deseas en un papel, céntrate en ello. No estaría nada mal, utilizar un boli o rotulador de color rojo o dorado. No pasa nada si escribes con otro color.

 

Cuarto paso, enciende la vela, el incienso. Toma en tus manos lo que has escrito. Visualiza que consigues lo que has pedido, lo que deseas lograr. Dale tu fuerza, tu energía. Puedes estar el tiempo que consideres necesario. Guarda el papel que has escrito hasta el siguiente solsticio de verano.

 

Quinto paso, especial para la víspera de San Juan. Si te animas, puedes saltar por encima de la vela. Tiene el mismo efecto que si lo haces sobre una hoguera.

 

Sexto paso, disfruta del momento. Siente la conexión con la energía, que te inunda, que te baña, que está contigo. Puedes darle las gracias por su ayuda en este proceso.

 

Este ritual es sencillo de realizar. No tiene una duración concreta puesto que tú marcarás el tiempo. Puedes estar cinco minutos o una hora. No por estar más tiempo, será mayor su efectividad. Lo importante es la intención y la fuerza que le des.

 

Feliz solsticio de verano y víspera de San Juan.

Envía tu comentario
Tu nombre:
Tu comentario:

 

 

 

Vivimos rodeados de ruido, de sonidos estridentes y molestos. Algunos son físicos, como las máquinas, los coches, las conversaciones y la música a todo volumen. Otros, están en nuestra cabeza, son esos pensamientos que no paran de dar vueltas y vueltas como si se tratara de una lavadora en pleno centrifugado.

 

Quizá el ruido más fácil de evitar, es el externo. A veces, basta con bajar el tono, el volumen o ponerse unos tapones en los oídos. También tener unos ventanales dobles e incluso triples ayuda bastante a amortiguar el ruido que tenemos en la calle o por el paso de los coches en las carreteras.

 

Sin embargo, ¿qué podemos hacer para bajar el volumen de nuestros pensamientos? Pensar es bueno y necesario. Entrar en bucle, no. Agota, merma y consume la energía vital, emocional y anímica.

 

En ocasiones, aplacar la mente puede llegar a resultar un trabajo arduo. Hace falta tener un poco de disciplina y ser constante.

 

Es esencial tener un respiro, un momento en el que estar contigo y disfrutar de tu propia compañia. Seguro que tu vida está llena de actividades y ocupaciones. Algunas frustrantes y otras divertidas. Regálate tiempo. Comienza por cinco minutos, y poco a poco irás añadiendo más.

 

¿Qué hacer durante este tiempo? Aparentemente cinco minutos no dan mucho de sí, pero te sorprenderás al descubrir que cunden más de lo que esperabas.

 

Te proponemos:

 

Antes de comenzar, es muy importante, que bajes o apagues el sonido del móvil e incluso si puedes dejarlo en otra habitación mucho mejor, así evitarás la tentación de cogerlo. Solo son cinco minutos.

 

- Realizar estiramientos, estira tu cuerpo siendo consciente de lo que estás haciendo. Pon tu atención en cada zona de tu cuerpo. Céntrate en ello.

 

- Respiraciones sencillas. Lleva tu atención a la respiración. Puedes comenzar contando los segundos que tardas en inspirar y expirar. Si te animas, puedes realizar varias series. Empezando por contar hasta cuatro, cinco o seis inspiraciones y cuatro, cinco o seis expiraciones. Puedes ir aumentando la cifra e incluso entre unas y otras, hacer una parada en vacío, reteniendo la respiración.

 

- Antes de levantarte o al acostarte, o en el momento del día que mejor te venga, prueba a meditar. Observa. Da valor a lo positivo, da valor al hoy, al presente. Ayer, ya se marchó y mañana todavía no ha llegado. Vive ahora. Disfruta del momento único que es el ahora. Dedícate unos minutos solo pata ti.

 

- Escucha música, pon una canción que te guste y te haga sentir bien. Presta atención a la letra, déjate llevar por la música canta y baila. Hazlo a tu manera, relájate, tatarea, disfruta.

 

- Contacto con la naturaleza, si no puedes estar en plena naturaleza, acércarte a ella de otra manera. Seguro que en tu ciudad hay un parque con árboles y flores.

 

Si tienes plantas, dedícales un tiempo. Observa cómo están: es posible que necesiten agua, hayan florecido, etc. Comprueba si están a gusto en el lugar en el que están, o necesitan ser movidas a otro sitio.

 

- Si tienes mascotas, disfruta junto a ellas. Observa cómo viven cada momento.

 

- Ponte en contacto con personas optimistas, agradables. Envíales un saludo, un mensaje, un wasap. La energía positiva es contagiosa.

 

- Recuerda una vivencia, un chiste, una frase que te haga sonreír, reír. Deja que la sonrisa llegue a tu corazón y permite que la risa se expanda por todo tu cuerpo. Y si además puedes, suelta una carcajada a mandíbula batiente.

 

- También puedes practicar yoga, Reiki, dar o darte energía. 

 

Si practicas todos los días, enseguida notarás el beneficio de desconectar y dejar la mente en blanco. Cargarás las pilas y tendrás más vitalidad. Cinco minutos dan mucho de sí y poco a poco irás añadiendo más minutos a tu nueva rutina.

 

Merece la pena invertir en tí. Ánimate a regalarte tiempo, a mimarte, a cuidarte.

Envía tu comentario
Tu nombre:
Tu comentario:

 

 

Las mascotas forman parte de la familia, son uno más. Tienen su propio espacio y ocupan su lugar dentro de ella. No solo acompañan y cuidan, también brindan su amor. Se establece un vínculo de amor muy especial entre ellos y nosotros. Dan cariño de manera generosa. Resulta difícil no quererles.

 

¿Qué sucede cuando llega el momento de tener que tomar una decisión importante ante el hecho inminente de su muerte, cuando tienes que enfrentarte a su ausencia?.

 

Juan, (la historia es real aunque he cambiado su nombre), siempre ha convivido con mascotas, ha tenido gatos, perros y pájaros. Todas ellas han sido especiales y queridas; sin embargo, hubo una, un gato, Kirk que fue su ojito derecho. Le acompañaba allí donde fuera. Aunque era independiente era muy mimoso y le buscaba, se acomodaba en su regazo y se quedaba tranquilo. Se hacían compañía mutuamente.

 

Pasó el tiempo y Kirk fue haciéndose mayor. Empezó a perder la vista y el olfato. Le costaba encontrar el plato de comida y la arena. En una de las visitas al veterinario, Juan supo que la situación iría agravándose, y que su final estaba cerca. Decidió que el tiempo que viviera Kirk no le faltaría de nada, ni cuidados, ni mimos, ni amor.

 

Kirk fue empeorando y volvió al veterinario. Estaba en fase terminal y sufriendo mucho dolor. Había que pasar a actuar y tenía que ser de manera rápida. Juan tomó una de las decisiones más duras y difíciles de su vida. No quería que Kirk sufriera más. El veterinario le propuso esperar en otra habitación. Juan se negó. Con el corazón encogido, decidió que no iba a dejarle solo. Juntos hasta el último momento. Y así fue.

 

Había tenido otras mascotas que habían muerto antes. Pero con Kirk fue distinto. El dolor y el vacío que sintió fue diferente, más profundo, más duro: Juan reconocía que su duelo fue difícil.

 

A Juan no siempre le ha sido posible acompañar a todas sus mascotas en su último momento. Para él es un acto de amor y la manera de devolverles todo lo que ha recibido de ellas. Me comentaba que en estos casos, se despedía de ellas antes o después de su marcha. Deseándoles el mejor de los viajes.

 

En el momento de afrontar una situación tan delicada y complicada como es la pérdida de una mascota, no todos actuamos de la misma manera que Juan. Cada de uno de nosotros reacciona de forma diferente, ya que cada situación y momento es distinto. Los sentimientos y las emociones pueden llegar a bloquearnos, podemos tener dudas sobre qué decisión tomar, incluso podemos sentirnos culpables.

 

Todas las decisiones son válidas si están tomadas con amor y desde el corazón. Nuestras mascotas así lo sienten.

07/06/2019 20:52:39 Cristina
Hola María Eugenia,

Antes de nada grácias por estas páginas, son de gran ayuda y consuelo cuando se necesita de ello, GRÁCIAS.

Yo he pasado con ellos muertes naturales y muertes por eutanasía, poder estar a su lado durante el tránsito es doloroso pero también es un consuelo saber que te despides de ellos.
Hace tres meses Nit murio, la lleve de urgencias una mañana antes de ir a trabajar porque vi que respiraba con difilcutad, la veterinaria decidio que la ingresaria para hacer pruebas pero que la pondría en la cámara de oxigeno para que respirara mejor antes de hacerlas, que me llamaría más tarde. Le di un besito y le dije luego te paso a buscar. La veterinaria me llamo dos horas más tarde para comunicarme su muerte.
Nit era muy miedosa, era mi sombra. Dejarla sola es esos momentos, sabiendo el miedo que debia de estar pasando me esta matando, el sentimiento de culpa es desgarrador. Quisiera contarte un par de cosas que me han ocurrido tras su muerte, quiza sea que no se lo dicho a nadie y necesito hacerlo ¿a quien le cuento esto sin que me tome por loca?. La noche en que murio la luz de la sala donde estaba parpadeo varías veces, nunca más lo ha hecho. Una semana despues soñe con ella, pero fue un sueño muy vivido. Estaba en un jardín con una luz increible, la hierva era muy verde, casi brillante. Ella estaba jungando con otro perro que yo vi como el perro de mi hermana, de pronto se paro, giro y me miro, se tiro en mis brazos y sín palabras que dijo que no me preocupara, que se encontraba muy bien y me queria,note que alguien detrás de mi decia que ya era hora de despedirnos y me desperte de golpe. Pero recuerdo el sueño muy nitido (y eso que nunca los recuerdo…), una semana más tarde el perro de mi hermana también murio. Unos días más tarde soñaba que la tenia abrazada y otro vez con un presencia destrás de mi marcando el tiempo, pero esta vez le dije a la presencia que dejara venir a los otros y me dijo que no, le pregunte el porque y otra vez me desperte de sopeton (con la sensación de haber estado reñida). Cada dia me acuesto esperando volver a soñar con ella pero no hay suerte, quizas este buscando una despedida perfecta y eso no puede ser.

Tengo sus cenizas, pero no quise ver su cadaver. Me despido cada día de ella, pero no lo hice en el momento final. Tampoco se como hubiera reaccionado si llega a morir en mis brazos. Tengo dudas, culpa y muchos remordimientos, muchisimos.

Hacedles saber cada día lo queridos que son, aprovechad cada minuto con ellos. La culpa duele de verdad, fisicamente.

Muchos abrazos y otra vez grácias.
08/06/2019 12:09:20 Spiral Áurea
Hola Cristina,

Muchas gracias por compartir todo lo vivido con Nit y el perro de tu hermana.

Me alegra que hayas podido soñar con ella y vieras cómo se encuentra y te dijera que te quería.

Besotes.
11/06/2019 21:21:13 Sergio
Hola, en unos días se cumple ya un mes de aquel nefasto acontecimiento, se trata de mi gatita de 2 Milú años, una hermosa gata negra muy dócil y amigable, una noche al abrir la puerta de la casa se escapo de mi mamá, Milú casi siempre hacia eso cuando veía la oportunidad, se salia al frente de casa por un breve momento para morder algunas matas y flores y luego se entraba, no nos gustaba que se quedara afuera y siempre estábamos pendientes de la puerta cuando eso pasaba.

Aquella noche, mamá intento llamarla en repetidas ocasiones para que se entrara, pero Milú estaba en un pequeño jardín jugando y saltando y no quería entrarse, era casi ya la media noche y no se entraba, mi mamá no me dijo nada esa vez por que estaba durmiendo y no quería despertarme, finalmente ella decidió trancar la puerta y dejar a Milú afuera, ya eran avanzadas horas de la noche.

Llego la mañana, sonó la alarma para el trabajo, me extrañe de no sentir ni ver a Milú que me recibiera para saludarme, entonces desde la habitación, escucho a mamá buscando a Milu afuera y fue ahí que me entro la verdadera angustia, sabia que algo malo había pasado.

Lo que le hicieron a Milú no tiene nombre, la dejaron en frente de la casa de mi abuela en un estado lamentable, al parecer la sacrificaron pero también me pone a dudar que fue un acto de venganza o envidia, sea cual sea la razón mi corazón y alma están rotos en pedazos, no dejo de pensar en la angustia, el terror y el dolor que Milú debió pasar antes de su horrible muerte en manos de la persona que hizo esto, Milú era una criatura inocente que no conocía mas allá de su casa y no le hacia daño a nadie.

Me preocupa como esta ella actualmente, después de lo que le paso, no se si su alma este tranquila, este bien, todos los días la pienso y sufro mucho, cuando estoy en casa todo me recuerda a ella, era una enorme compañía, me seguía a todos lados. No se si este llevando el duelo de la forma correcta, eso me preocupa por que pienso que mi dolor y apego no le ayuda mucho a encontrar la luz y estar bien pero no puedo evitar sentirme así.

Ojala algún día pueda reunirme con Milú.

Gracias.
13/06/2019 12:40:40 Spiral Áurea
Hola Sergio,

Siento la atrocidad que han cometido con Milú.

Es normal que sientas dolor, le eches de menos y le extrañes. Forma parte del duelo y no tienes porqué estar llevándolo mal. Siente el dolor, tu tristeza y vacío. Vívelo y exprésalo.

Seguro que Milú se sabe amada y siente todo el amor que le envías.

Para saber cómo se encuentra tengo que canalizar y eso lo hago en consulta.

Besotes.

20/06/2019 19:39:00 Sergio
Gracias María Eugenia, no tengo mucho con quien expresar mi tristeza y dolor, lo hago conmigo mismo, ademas por tratarse de un animal la gente no lo ve trascendental y por eso mejor lo llevo dentro, gracias por leerme, al menos desahogue algo por medio de tu blog y sabes, ahora estoy en una tormenta de pensamientos por que ya tengo indicios del ser repugnante que cometió este acto y no se que hacer.
24/06/2019 00:24:49 Spiral Áurea
Hola Sergio,

Siempre es bueno poder desahogarse y más cuando los sentimientos y las emociones ahogan y estrujan el corazón.

Besotes.
Envía tu comentario
Tu nombre:
Tu comentario:

 

 

 

No todos los duelos son iguales. Ni todos afectan con la misma intensidad, fuerza y duración.

 

Esta es una historia real de duelos escondidos tras un gran duelo. Enrique (nombre ficticio) quería compartir su historia, como él dice, "la historia de su vida", por si pudiera ayudar a otras personas.

 

Conozco a Enrique desde hace bastante tiempo. Compartimos amistades comunes y habíamos coincidido en algunas reuniones y fiestas. Es una persona risueña, divertida y siempre con una sonrisa en la boca.

 

Llegó a la consulta sonriente, y al sentarse, su cara se transformó. La sonrisa se desdibujó para dar paso a un semblante serio y gris.

 

Su mujer había fallecido hacía más de un año y él seguía en duelo. Un duelo que había aprendido a ocultar a los demás porque no se sentía comprendido por su entorno. Se había divorciado de su mujer hacía ya algún tiempo; sin embargo, se sentía ligado y unido a ella de tal manera que tras su muerte, se sentía su viudo. Lo que para él era lo lógico, para los demás carecía de sentido.

 

Su historia de amor comenzó cuando eran jóvenes, fue su primer amor. Tras años de convivencia llegó el desgaste y su mujer decidió que era mejor separarse; y poco tiempo después, se divorciaron. Apenas mantuvieron contacto, algo esporádico y ocasional. Enrique intentó rehacer su vida, pero su mujer seguía en su corazón.

 

Hace poco más de un año, Enrique se enteró por unos amigos que la que fue su mujer estaba muy enferma, ya en fase terminal. Dudó de si sería bueno ir a verle. Una parte de sí mismo le animaba a dar el paso: "ve a verle"; y otra, le recordaba que no sería bien recibido. La vida decidió por él, ya que su ex mujer falleció a las pocas horas.

 

Enrique comenzó a revivir su vida. Estaba divorciado, sí, pero dentro de él, sus sentimientos eran muy fuertes e intensos. Había muerto la mujer de su vida. Aparecieron con fuerza el dolor, el vacío, la culpa. Y también emergieron los duelos que no había podido cerrar antes. El duelo por la separación, el duelo por el divorcio, el duelo por las relaciones que había iniciado y no habían funcionado.

 

Su entorno no comprendía que se sintiera el viudo de su ex pareja de la que llevaba muchos años divorciado. Intento explicarles por qué su corazón estaba roto de dolor. Para él no habían pasado los años, seguía unido a ella. Cada vez que intentaba hablar con sus amistades sobre ello, se encontraba con caras raras, cambiaban de tema o simplemente le decían, que su relación se había acabado hace tiempo y que no pensara en ello. Al no encontrar la comprensión que el necesitaba,  decidió vivir su duelo en silencio. Añadiendo así más dolor al que ya tenía.

 

Me comentó que aún sentía tristeza por lo que pudo haber hecho, pudo haber vivido, por lo que puedo ser y no fue. Todo lo vivido y experimentado a lo largo de este año le estaba ayudado a entender el apego, a cerrar los duelos antiguos, esas viejas heridas por las que no habían pasado los años. Aunque sentía que todavía no había terminado del todo su proceso, sentía que estaba sanando emocionalmente. Estaba empezando a sentirse liberado.

 

Un duelo duro y difícil, le obligó a afrontar a su vez los duelos inconclusos. Se enfrentó a sí mismo, a su dolor, a su apego, permitiéndole conocerse mejor. Entendió que su corazón herido no había avanzado ya que vivía apegado a un recuerdo idealizado, no a la realidad.

 

Hace unos días me enteré de que Enrique había comenzado una relación nueva. Le deseeé toda la suerte del mundo. Es un nuevo Enrique, ligero de equipaje, con ganas de ser feliz, de vivir la vida.

28/04/2019 16:30:24 Arual
Hola, sigo tu blog desde hace poco y con esta entrada parece que estás describiendo mi situación. Estoy casada y tengo a mis hijas, hace 2 meses murió mi primer novio con el que viví de todo, esta relación se acabó hace más de 10 años y no sé por qué me a afectado como si no hubiera pasado el tiempo. Me siento mal porque no me enteré a tiempo de su enfermedad y por consiguiente no he podido despedirme. Todas las noches espero tener una respuesta de él bien sea en sueños o de cualquier otra manera, pero no tengo esa suerte y recién acabo de leer tu entrada, la cual llevo esperando tiempo, y... Vaya sorpresa!!! Es también la historia de mi vida... Ojalá sea una señal...
29/04/2019 12:51:25 Spiral Áurea
Hola Aural,

Si sientes que puede ser una señal, tal vez lo sea.

Te animo a que bucees en tus sentimientos hacia él. Qué es lo que todavía te no deja avanzar y cerrar esta etapa. Eso no significa que dejes de amarle o de quererle.

Me alegro que te guste el blog.

Besotes.
05/05/2019 16:50:32 Arual
Hola de nuevo, el problema es que tengo una especie dr sentimiento de culpa, creo que podría haber hecho las cosas de otra manera, necesitaba, necesito una despedida, hasta entonces no podrán cambiar mis sentimientos, me gustaría contactar con él, pero me dicen que todavía es pronto, que aún está en una etapa de aprendizaje y que por consiguiente no habría una buena comunicación, entonces no sé hasta cuándo tengo que esperar, me encantaría poder tener una señal, algo que me dijera que está conmigo, a pesar del paso de los años... Igual él no lo siente así como yo y por eso no encuentro señal a pesar de que se las pido y estoy abierta a recibirlas... Es un caos de sendaciones y sentimientos qué no sé explicar...
06/05/2019 12:47:26 Spiral Áurea
Hola Arual,

No sé lo que te han aconsejado. Por mi parte, en el caso de la espera antes de una comunicación, suelo aconsejar esperar alrededor de tres meses. No hay un tiempo de espera estandar. Cada persona es un mundo y cada duelo también lo es. Las emociones y los sentimientos, como la ansiedad, el dolor, la rabia, la angustia, la culpa, la ira, la frustración... pueden llegar a bloquear o interferir la comunicación. Y por eso, es recomendable esperar un tiempo. Y además así también damos su espacio al ser que ha fallecido para que pueda adaptarse a su nuevo plano.

No todos podemos ver las señales y mensajes con claridad. A veces por muy evidentes que sean, pueden pasar desapercibidos. O que lleguen a través de otras personas.

Si sientes que debes o que necesitas hacerle una despedida, te animo a que lo hagas. Haz lo que te "mande" el corazón. Déjate llevar y siente. Puede ser un acto muy sencillo hasta un ritual personalizado.

Besotes.

Si consideras que necesitas ayuda, te acosejo que acudas a un profesional que te guíe en este proceso. Y si lo deseas, puedes contactar con nosotros para realizarlo.



06/05/2019 13:44:05 Arual
Muchas gracias lo tendré muy en cuenta.
13/05/2019 20:45:48 Rosy
Hola María Eugenia.. yo he leído que algunas medium dicen qué es mentira qué es una leyenda que cuando nuestros seres queridos se van que no está nunca ayudándonos ni cuidándonos que eso es mentira que se van al universo y ya no están por aquí y otro dicen que sí están ayudando los cuando los necesitamos y que a veces vienen a vernos no ser que será verdad yo quiero creer que sí que nos están ayudando pero a veces te lo piensas si es verdad o mentira un beso muy grande guapa.
14/05/2019 15:33:32 Spiral Áurea
Hola Arual,

Muy bien.

Besotes.
14/05/2019 15:46:35 Spiral Áurea
Hola Rosy,

Al morir, volvemos a "casa", al plano, espacio o lugar en el que permanecemos hasta volver a encarnar.

Y entonces, elegimos qué queremos hacer. Podemos ayudar a nuestros seres queridos, a otros seres, o simplemente descansar. Todo ello, forma parte de la evolución de las almas.

Los seres que han fallecido te pueden ayudar y lo hacen si lo consideran oportuno. Ellos "mandan". Ellos deciden cuándo, cómo, de qué manera.

Solo puedo hablar de lo que conozco y he vivido. Del resto no.

Besotes.
23/07/2019 18:34:10 Andrea
Hola, quisiera pedir ayuda o tu opinión sobre un tema similar; pues hace apenas dos semanas acabo de perder a mi novio y no se que hacer a veces siento que me vuelvo loca por querer estar de nuevo con el. No se que tanto se parezca a la historia de aquí pues no era mi esposo pero estabamos muy enamorados y pues somos jóvenes y de verdad quisiera saber que hacer, no puedo dormir me cuesta mucho y quisiera el pudiera darme una señal o poder soñar con el. Me siento muy mal porque no me esperaba su muerte y de ser inmensamente feliz pase a estar totalmente rota
25/07/2019 14:37:18 Spiral Áurea
Hola Andrea,

Estás pasando por uno de los momentos más duros y difíciles en la vida, la muerte de un ser querido, de un ser amado.

No es un proceso fácil: sentir el vacío, la ausencia, el dolor, la incomprensión, la rabia, el amor, el recuerdo de los estupendos momentos vividos, etc en apenas segundos.

Es una montaña rusa de emociones y sentimientos.

Ten paciencia contigo misma, permítete expresar lo que sientes. Date tiempo, cuídate.

Si lo consideras oportuno, puedes acudir a diferentes especialistas para que te acompañen durante este duelo.

Besotes.
Envía tu comentario
Tu nombre:
Tu comentario:

 

 

 

 

En el hemisferio norte acabamos de estrenar la primavera, el otoño en el hemisferio sur. Si cierras los ojos podrás escuchar el latir de tu corazón, es posible que suene más fuerte e intenso. Es la magia de la energía de la primavera, del renacer, de volver a la vida, de florecer.

 

En invierno, la naturaleza aparentemente se aletarga, baja su ritmo de crecimiento e inclusive parece que se detiene y desaparece hasta que con la llegada de la primavera, de la luz y del calor, emerge con fuerza e inicia un nuevo ciclo.

 

Lo mismo pasa con los tránsitos y los ciclos que vives a lo largo de tu vida. Porque la vida, está llena de cambios, vueltas, idas y venidas, sorpresas, experiencias. Aunque sean positivas, en ocasiones, cuesta ver su lado más beneficioso debido a la dureza y el dolor que conllevan.

 

Nacimientos, cambios de trabajo, de amistades, mudanzas, pérdidas, separaciones, muertes, enfermedades, alegrías, duelos, crisis, fracasos, éxitos... ¿Los reconoces? No afectan de la misma manera ni con la misma intensidad. Aunque eso sí, tienen algo en común, dejan huella e impulsan los cambios en la vida.

 

Si te caes y haces una herida, puedes ver la marca que deja en tu piel, en tu cuerpo. Y ¿qué ocurre con las heridas emocionales? También dejan su impronta. El impacto puede llegar a ser tan profundo que te dejen bloqueado, paralizado. Generalmente, sueles reaccionar y encuentras la manera de seguir hacia delante, ya sea por las circunstancias que te rodean o por tí mismo.

 

Si la herida no se ha curado, no ha tenido tiempo para sanar. Por mucho que sonrías al mundo, te acompañará y cuando menos lo esperes, saldrá de nuevo a flote para recordarte que es necesario que tomes un tiempo para sanarla.

 

Para sanar hace falta amor, comenzando por uno mismo. El amor engloba el perdón, el reconocimiento, la valoración, la escucha, el empatía, la compasión, la responsabilidad, la autoestima.

 

Y también, tiempo. Espacio para escucharte, para explorar el origen y el porqué de la herida, tiempo para averiguar la causa del bloqueo, para saber dónde estás y para descubrir dónde quieres situarte ante tí mismo, los demás y las circunstancias que te rodean.

 

Tiempo que te permitirá afrontar tu verdad, tu dolor, tus miedos. Y también para descubrir que tu fuerza mueve montañas, que llegará un día en que todo cambiará y dará la vuelta. Da igual si has tardado dos horas, dos días, dos semanas, dos meses, dos años, dos décadas.... Llegará el día en que todo cobre sentido y se ponga en orden. Descubrirás que el clic está en tí, y no tanto en los demás. Tú tienes el poder sobre cómo quieres que te afecten las situaciones. Date tiempo, se paciente contigo mismo y ámate, ámate, ámate.

 

Tras el duro invierno que supone atravesar las etapas difíciles de la vida, todo un aprendizaje interior y evolutivo, que invita al recogimiento, a explorar amorosamente dentro de tí, a mirar y redescubrir quién eres, y a hacia dónde quieres dirigirte, llega el momento en que comienzas a ver los frutos de todo este trabajo interior. Llega la primevara a tu vida.

 

 

16/04/2019 16:30:11 Veronica
Muy cierto eso que dicen:
Tras el duro invierno que supone atravesar las etapas difíciles de la vida, todo un aprendizaje interior y evolutivo, que invita al recogimiento, a explorar amorosamente dentro de tí, a mirar y redescubrir quién eres, y a hacia dónde quieres dirigirte, llega el momento en que comienzas a ver los frutos de todo este trabajo interior. Llega la primevara a tu vida.
Estoy pasando por una situación difícil y debo tomar decisiones.
17/04/2019 14:18:59 Spiral Áurea
Hola Verónica,

Siento que estés pasando por un momento duro. Tómate tu tiempo, ámate, respira hondo, piensa en tí, quiérete. Encontrarás la luz que ilumine tus decisiones, aunque a veces parezca que es muy tenue. Busca tu verdad, la que te hace vibrar. Puede que no sea la más fácil de tomar, o tal vez sí lo sea. Adelante, siempre adelante.

Un abrazo.
Envía tu comentario
Tu nombre:
Tu comentario:

 

 

 

 

Es posible que en alguna ocasión hayas soñado con un ser querido que haya fallecido: un familiar, un amigo, un compañero, un conocido, tu mascota, etc. ¿Supiste saber qué era, tal vez un maravilloso sueño o fue un encuentro real?,

 

Es importante que recuerdes con qué sensación te despertaste. Era algo real o sentías que era un sueño. ¿Te has encontrado pensando que no podía ser posible y que eran imaginaciones tuyas?

 

Cuando soñamos con seres que han fallecido, distinguimos dos tipos de sueños: los sueños propiamente dichos o ensoñaciones y los encuentros. Mientras duermes, la mente desconecta para descansar, ordenar y reorganizar el día, tu vida. También son más visibles los miedos, la angustia, las preocupaciones, los deseos...  Es muy posible que en momentos de mucho estrés, tengas pesadillas o sueños pesados.

 

En este tipo de sueños, si sueñas con un ser que ha fallecido, puedes verle con un aspecto estupendo, divertido y risueño. Es posible que en el sueño no recuerdes que había fallecido. Aunque también puede aparecer con un aspecto triste, afligido, angustiado, con mala cara. ¿Esto quiere decir que no está bien? No.

 

Este tipo de sueños están relacionados con tus miedos, tu angustia, tu ansiedad, están conectados con tu proceso de duelo. Puedes revivir situaciones de angustia o de miedos, los mismos o similares a los que tenías cuando tu ser querido estaba enfermo, se estaba muriendo o tras su marcha. También pueden hacerse visibles la sensación de vacío, de pérdida y de abandono, incluso de culpa ante algún hecho, vivencia o experiencia que está relacionada con la muerte de tu ser querido.

 

Al dormir y desconectar, puedes acceder a otros planos, como el astral. Es en este plano en el que puedes encontrarte y reencontrarte con tus seres que han fallecido. No es necesario que estés dormido para acceder a este plano; aunque la mayoría de las personas, conecta con ellos mientras duerme.

 

Resulta relativamente fácil reconocerlos puesto que en los encuentros, la sensación que queda tras haberlos experimentado es que lo soñado es real, sientes que lo has vivido. Has estado con tu ser querido, le has hablado, has podido abrazarle o simplemente verle. Deja huella. Al despertarte, sientes que era más que un sueño.

 

Es en este tipo de encuentros cuando pueden transmitir un mensaje. Y ¿qué quieren decirnos? Suelen mostrar cómo se encuentran. Su apariencia es buena, positiva y luminosa; e incluso es posible que se muestren con un aspecto más joven. Si estuvieron enfermos, ahora les verás sanos, radiantes.

 

Quiero compartir una de mis experiencias, uno de estos encuentros. Mi maestra de Reiki y amiga, no tenía pelo cuando murió, consecuencia del tratamiento contra el cáncer. Si cierro los ojos, la imagen que me llega es la última, su carita hinchada, sus ojos azules pequeñitos, calvita. En los encuentros que he tenido con ella tras su muerte, se ha presentado con una larga melena, con moño y coleta. Siempre le conocí con el pelo corto. Suele aparecer algo más joven y sonriente, con la misma sonrisa que tenía mientras vivía. Da igual el aspecto que tenga, se que es ella.

 

En un encuentro puedes sentir su presencia, su abrazo, su paz y calma, y sobre todo, sentirás amor. Pueden transmitirte un mensaje, darte algún consejo, guiarte. Son momentos especiales y únicos. Al despertarte, recordarás lo vivido con nitidez y claridad. Es posible que no recuerdes todos los detalles, sin embargo tendrás la certeza, de que has estado con ellos. Permanece abierto a sentir. La mente dirá que es imposible que haya sido real. Escucha a tu corazón, te dirá la verdad.

14/03/2019 14:46:48 Rosy
Hola María Eugenia me ha gustado muchísimo tu blog yo he soñado una vez con mi padre y otra vez con mi madre parecía muy reales, mi madre me decía que llevo todo el peso de los problemas y que iba a estar entre nosotros, en el blog explicas que cuando dormimos nos vamos a otros planos pero yo cuando he soñado con mi madre y mi padre ha sido en mi casa, me imagino qué será igual que también se podrá un beso muy fuerte guapa.
15/03/2019 18:11:33 Spiral Áurea
Hola Rosy,

¿Te refieres a que cuándo has tenido encuentros con tus padres no estabas durmiendo? Si, es totalmente posible. De hecho cuando canalizo trabajando lo hago despierta y siendo consciente.

Me alegro mucho que hayas tenido encuentros con tus padres y además te hayan transmitido un mensaje.

Besotes guapa.
15/03/2019 18:58:24 Rosy
Hola María Eugenia guapa soy otra vez jiji, yo estaba durmiendo eran sueňos con cada uno de mis padres pero si durmiendo nos vamos a otro plano yo he soñado con ellos pero en mi casa podemos estar en el otro plano con ellos pero yo los veo en mi casa en sueños también puede ser eso?un beso.graciad.
15/03/2019 20:33:22 Spiral Áurea
Hola de nuevo Rosy,

Soñar podemos hacerlo en cualquier lugar, hasta podemos soñar despiertos ;).

Los encuentros se producen en el plano astral. Al domir, siempre viajamos al plano astral, aunque no nos acordemos o seamos conscientes de ello. Conectar con el astral también se puede hacer siendo conscientes y estando despiertos.

Luego tener encuentros con los seres queridos, puede hacerse en "cualquier momento" conectando con el astral, ya sea dormidos o despiertos.

No sé si he respondido a tus dudas, o te he líado más, Rosy.

Besotes.
23/03/2019 13:59:22 Myrian
Hola María Eugenia!
Poco tiempo después de la partida de mi papá tuve un sueño con él en el que estaba cerca de la puerta de la cocina de mi casa familiar y me decía que que avisara a mi mamá que estaba bien y feliz! Yo le dije que se quede pero el me dijo que tenía que irse! Pero me repitió decile a mamá que estoy bien! Y me desperté! Fue raro porque lo sentí ahí presente y escuchar su voz nuevamente fue muy emotivo y verlo así feliz y sonriente fue hermoso! No estaba como en la última fase de su cáncer, sino que estaba de muy buen semblante y conservo esa imagen en mi mente todos los días!

Besos!

Myrian
26/03/2019 14:29:21 Spiral Áurea
Hola Myrian,

Qué mensaje más bonito y qué experiencia, de las que no se olvidan. Me alegro mucho que la vivieras y pudieras transmitirle a tu madre el mensaje de tu padre.

Y sobre todo, que siga en tí, el amor y la serenidad que te transmitió en su encuentro contigo. Es gasolina para el corazón, para la vida.

Besotes.
Envía tu comentario
Tu nombre:
Tu comentario:

 

 

 

Un libro es un tesoro.

 

Tengo en mis manos un libro que impacta, que no deja indiferente, que remueve, que engancha, que despierta, que hace pensar, que permite revisar las creencias y el enfoque sobre la vida y la muerte. Este libro se llama "Cuando el final se acerca. Cómo afrontar la muerte con sabiduría" de Kathryn Mannix. Está editado por El Ojo del Tiempo de Siruela.

 

Kathryn Mannix es doctara en medicina y especialista en cuidados paliativos. A lo largo del libro encontrarás varias historias reales de personas que han estado en paliativos. Describe cómo han afrontado su muerte: el proceso que han vivido, su evolución personal, transformadora y espiritual. La importancia de bien morir, de morir en paz con uno mismo, con su vida, con sus circunstancias, con lo que le rodea y con los demás. También habla de cómo afecta todo este proceso y la muerte al entorno más cercano, a la familia, al personal sanitario.

 

Es un libro escrito desde y con el corazón. Es un libro que irradia amor, que es amor. Algunas de las historias puede que te lleguen más adentro, que te afecten más que otras, por haber vivido situaciones similares o porque plantean realidades por las que no quieres pasar, o al revés, te gustaría que fueran iguales.

 

Reconozco que ha habido historias que me han removido mucho: me he reído y también se me ha escapado alguna lágrima. En algún momento, entre historia e historia he dejado pasar un tiempo para reposar, integrar, pensar y reflexionar. Porque aunque soy consciente que la muerte y la vida van ligadas, a veces se me olvida que la muerte no avisa cuando llega y a todos por muy preparados que estemos, nos afecta, sacude e impacta a todos los niveles.

 

Si tuviera que resumir en palabras el libro elijo: amor, realidad, despertar, conciencia, reflexión, vida, muerte, buen morir, paz, esperanza, sabiduría y de nuevo, amor.

 

Es un libro que deja huella, que ayuda a pensar en cómo queremos vivir la vida, en cómo disfrutar de ella, a diferenciar lo que es realmente importante de lo que es más superficial, que invita a que seamos conscientes y veamos dónde reside la felicidad. Y por supuesto, tiende una mano a que meditemos sobre la importancia de bien morir, de tener un buen morir, de morir en paz y en amor,

 

 

Foto: portada del libro, tomada de internet.

Envía tu comentario
Tu nombre:
Tu comentario:

 

 

 

 

El día 14 se celebra San Valentín. Normalmente lo asociamos con el amor de pareja, con el enamoramiento. Sin embargo, el amor es completo en su totalidad. El amor es único y total aunque nos empeñemos en catalogarlo.

 

El amor comienza cuando eres capaz de mirar hacia dentro, de sentirte, de aceptarte, de valorarte aún sabiendo que no eres perfecto. El amor sigue presente cuando reconoces que no lo sabes todo, cuando aceptas que eres vulnerable, sensible, tímido y fuerte, valiente y capaz. Y por supuesto, cuando disfrutas de tus aciertos y éxitos. De acuerdo, en ocasiones, el darte cuenta de ello, es un camino de largo recorrido al que llamamos aprendizaje, evolución, despertar de conciencia. Simplemente es vida.

 

Si no te amas, es más difícil mirar hacia tu interior y hacerlo con una mirada dulce, con la mirada del perdón. Miráte desde el corazón. No con la mente. El corazón no juzga, perdona, ama.

 

Amarte significa no juzgarte, respetarte, cuidarte. Conocer dónde te duele la herida y su profundidad, tus cicatrices, tu sombra, tu lado vulnerable; todo ello, no te debilita, al revés, te lleva a tu esencia, a conectarte contigo mismo, a tu ser.

 

No culpa, si responsabilidad. La culpa atrapa en un bucle de dolor, de sufrimiento. La responsabilidad te permite cierta objetividad y poder actuar con mayor claridad y conciencia. Poder cambiar de enfoque, de visión facilita tu escucha interior y a su vez el encontrarte. Sintonizar contigo mismo, ayuda y reconforta a tu niño interior. Y así será más fácil perdonarte y a su vez, perdonar.

 

Lo opuesto al amor es el miedo, ya que paraliza, bloquea. Este miedo puede provenir de sentir carencias emocionales, de sentirte abandonado, de no recibir lo que considerabas que necesitabas o merecías, de la frustración, del desencanto, del dolor profundo. Esa es la voz de tu niño interior. Ese que al que muchas veces, le cuesta crecer y sentirse merecedor de amar y ser amado.

 

Ámate, quiérete, mímate, respétate. Date permiso, no temas que vuelvan a hacerte daño, ábrete al amor. El amor cuando es verdadero obra milagros. Ama todo lo que eres y tienes. Ama la diversidad, la diferencia, lo que une, la tolerencia, el respeto, la fuerza. Valórate, ama sin miedo.

 

Haz que todos los días del año sean San Valentín. Ámate.

 

Si te apetece celebrar este día, hazlo. Mímate. Regálate tiempo, escucha. Disfruta plenamente de tu compañía, de tu esencia, de tí mismo.

 

Si además tienes pareja, disfruta del amor que tenéis, de vuestros sueños y metas, de vuestro día a día. Si tienes hijos, sonríeles, ayúdales a amarse, eres su guía confían plenamente en tí. Si tienes mascotas, juega con ellos, forman parte de tu vida y están en tu corazón.

 

Celebra San Valentín por todo lo alto, celebra el amor todos los días, ámate, ama. Permítete amar y ser amado. Recuerda que eres Amor.

 

Imagen: Gaëlle Boissonnard

Envía tu comentario
Tu nombre:
Tu comentario: