Respuestas y guía para la vida, el corazón y el alma.
Orientación, espiritualidad, duelo.
Coach evolutivo y espiritual.

Una palabra llena de matices y significados: libre

 

 

Algunas palabras son más mágicas que otras, tal vez sea por su sonoridad, por su belleza al verlas escritas, y en la mayoría de las ocasiones, por su significado. Tienen poder, fuerza, energía y vitalidad.

 

Una de ellas es libre. Creo que pocas palabras pueden decir tanto en tan pocas letras. En este preciso momento, aquí y ahora, libre me lleva a vibrar con:

 

L Liberación. Somos libres, pero ¿nos sentimos libres?. A lo largo de la vida podemos sentirnos atrapados por las circunstancias y las personas que nos rodean: trabajo, familia, situación económica, desamor, miedos, incertidumbres, duelos, pérdidas.

 

Es posible que en ocasiones te hayas visto atrapado en un laberinto de sensaciones, de idas y venidas, de querer avanzar y sentir que no podías seguir adelante. Es duro sentirse bloqueado y no saber o no hallar la salida que te lleve hacia la solución. Incluso aunque camines puedes hacerlo a tientas, sin saber qué vas a encontrar durante todo el proceso. Caminas a oscuras con esperanza o con fe en dar con las respuestas adecuadas. A pesar del dolor, de la angustia, de la soledad, de la tristeza, eres libre. Libre para tomar tus propias decisiones.

 

I Independencia. A veces, la vida parece más una carrera de maratón que unas vacaciones en el paraíso. Y aunque estés rodeado de personas que te quieren, al final, las decisiones que tomes, te pertenecen a tí. Sí, somos y eres, responsable de tu vida. Es posible que pueda darte vértigo pensar, sentir, creer, idear, soñar, amar de manera clara, propia y además porder expresarlo sin miedo, especialmente cuando son distintas a lo que esperan los demás o no son las que comparte tu entorno más cercano. Eres único, eso te hace especial. No te anules, no anules, conecta contigo, siéntete uno contigo.

 

B Brújula. Caminar por la vida con rumbo fijo es estupendo. Sabes a dónde quieres llegar, conoces tus posibilidades, lo que está a favor y lo que está en contra, y sobre todo, conoces tus metas. Tal vez tengas que dosificar tus fuerzas, pero antes o después conseguirás llegar a tu propósito.

 

Si no sabes qué camino tomar, qué decisiones son las más adecuadas, si los pasos que estás dando te llevarán a algún lugar seguro y tranquilo, no te angusties. Respira hondo, toma asiento, tómate un tiempo para pensar y sentir. Y mira la brújula, siente a tu corazón, te llevará a dónde desees llegar. Recuerda que siempre marca el norte. Tú eres el norte.

 

R Respuestas. ¿Eres de los que no para de darle vueltas a la cabeza buscando soluciones a los problemas, anticipándote a ellos e intentando encontrar la mejor resolución a algo que todavía no ha sucedido? Seguro que terminas agotado y sin energía; y cuando crees que ya tienes todo controlado, la vida te sorprende con una vuelta de tuerca y te deja descolocado.

 

¿Has intentado cambiar de táctica? Prueba a ocuparte en vez de preocuparte. La vida seguirá siendo la misma, pero tú no. Deja atrás tus miedos, no se trata de ser un kamikaze, sino de fluir, de aprender a enfocar la energía, a reconocer cuáles son realmente tus objetivos. Ócupate de tí, de estar bien, de estar en armonía y equilibrio contigo mismo. Será mucho más fácil que veas las respuestas que antes no encontrabas. Recuerda, eres libre para elegir cómo vivir, ya sea de manera pesimista u optimista, de manera negativa o positiva. A veces la diferencia entre una y otra reside en escucharte, en sentir y vibrar con quién eres.

 

E Equilibrío. En ocasiones cuesta mantenerlo, especialmente cuando estás atravesando por situaciones duras y complicadas. Mantener el equilibrio en medio de la zozobra puede ser difícil. Escucha a tu corazón. Sé honesto y sincero contigo mismo. Encontrarás la brújula que te lleve al camino correcto.

 

No siempre resulta fácil recordar que somos libres. Vivimos condicionados por la sociedad, el entorno, el lugar en el que nacimos, la cultura y educación que hemos recibido. Sin embargo, la libertad, está dentro de cada uno de nosotros. Somos libres para tomar decisiones, para amar, para pensar, para sentir, para ser. La libertad es un tesoro que nos pertenece.

 

Envía tu comentario
Tu nombre:
Tu comentario: