Respuestas y guía para la vida, el corazón y el alma.
Orientación, espiritualidad, duelo.
Coach evolutivo y espiritual.

 

 

 

 

Uno de los días mágicos del año es la noche de San Juan. Si pienso en este día, mi memoria me lleva al olor de la hierba recién cortada, a cenas y reuniones de amigos, a saltar, a alegría, a desprenderse de lo viejo como cuando siendo relativamente pequeños, lanzábamos al fuego de la hoguera los apuntes de todo un año de clases, a vacaciones...

 

Debido a estos tiempos un tanto inciertos que estamos viviendo, es probable no puedas estar delante de la hoguera tal y como hacías otros años. Eso no es un impedimento para poder celebrar como se merece esta noche mágica de fuego, de magia, de rituales, de limpieza, de llegada de lo nuevo.

 

 

Ritual

 

Si te apetece, también puedes hacer el ritual este sábado, que es el Solsticio de verano.

 

Necesitas:

 

Una vela

Hojas de papel

Lápices de colores o rotuladores

Incienso (opcional)

 

Comienza por lo más importante, tiempo para estar contigo, para escucharte, para sentirte, para notar cómo palpita tu corazón y con qué intensidad vibra cuando pones tu atención en tí mismo. Dedícate un tiempo para conectar con tus deseos, metas, proyectos, sueños. Ponte manos a la obra, puedes empezar ya mismo.

 

Ya ha llegado el día 23. Tienes claro lo que quieres conseguir y trabajar. A por ello. Toma lapiz y papel, y escribe todo lo que deseas que se materialice. Por ejemplo: quiero tener pareja; o, quiero trabajar en este lugar o empresa y ganar tanto dinero; o deseo seguir creciendo y evolucionando a nivel espiritual. Plasma todo lo que deseas, sin miedo, con libertad.

 

Si tienes una lista de deseos enorme, te sugiero que los escribas utilizando colores distintos o hagas un pequeño dibujo que represente aquello que deseas conseguir. Por ejemplo: un corazón para el amor; un barco si quieres viajar. Se creativo, ya estás trabajando en ello dándole fuerza a tus proyectos.

 

Toma la vela del color que desees o tengas a mano, -personalmente me gustan las blancas-. Cuando la enciendas, hazlo sintiendo qué tu vida está llena de luminosidad y que la luz ilumina todos y cada uno de tus proyectos. Y si te apetece, también puedes encender un incienso.

 

Toma tu lista de deseos y con ella en la mano o en un bolsillo, salta sobre la vela. Diviértete, disfruta. Ya estás saltando sobre tu hoguera. Por favor, se precavido con el fuego y ten cuidado cuando saltes sobre la vela.

 

Y por último, observa qué pasa estos días, se paciente, fluye. Escúchate, es posible que recibas una señal o algún mensaje que te ayude a materializar aquello que deseas que se haga realidad.

Envía tu comentario
Tu nombre:
Tu comentario:

 

Imagen: Pixabay

 

 

Queremos a nuestras mascotas. Forman parte de nuestra familia. Son uno más de nosotros.

 

Cuando llega el momento de su partida no siempre tienes la oportunidad de acompañarle en su adiós, bien porque está en el veterinario, al cuidado de otras personas, porque estás trabajando, porque no estás preparado para atravesar este tránsito, porque tu dolor es tan intenso que no te permite estar junto a él...

 

No existe una manera única de decir adiós. Y hacerlo, no resulta fácil. Sin embargo, realizar un sencillo ritual de despedida, puede ayudarte a superar su muerte.

 

Hay tantas maneras de decir adiós como personas somos. Te proponemos un sencillo y amoroso ritual de despedida: escribirle una carta.

 

Escribe unas líneas, unos párrafos, un poema. Lo que nazca de tu corazón. Cuéntale todo lo que sentías y sientes por él, todo lo que te aportó, ayudó, acompañó.

 

Te mostramos un ejemplo. Puedes cambiar las palabras y poner las tuyas; hazlo a tu manera. O si lo prefieres, puedes utilizar esta carta a modo de guía. Esta carta está redactada para un perro; pero puedes adaptarla pensando en tu mascota (gato, cobaya, conejo, pájaro...) cualquier animal que sea o haya sido tu animal de compañía.

 

Una vez escrita, ¿qué hacer con ella? Puedes guardarla, ponerla junto a sus cenizas o a algún recuerdo suyo; quemarla y esparcirla o enterrarla junto con tu mascota. Escucha a tu corazón, déjate guiar por él.

 

Mi querido Lug, mi hermano, mi amigo, mi compañero. Siento tanto dolor por tu marcha, que aún me duele el alma .

 

Quería abrirte mi corazón una vez más, decirte cuánto significabas para mi. Fuiste un rayo de luz en mi vida. Quise decirte adiós tantas veces pero no pude. Mi dolor era tan profundo que me deshacía por dentro. Hoy por fin, puedo hacerlo.

 

Quiero darte las gracias por todo lo que aprendí y recibí de tí. Siempre leal y fiel. A veces travieso. Cuántas veces tuve que salir detrás de ti porque te escapabas y además corrías más que yo. Te encantaban los paseos por el campo, olisquear todo, las flores, la hierba. Juntos descubrimos lugares estupendos y preciosos.

 

Me duele tu ausencia, miro hacia tu rincón, y ya no estás ahí. Sigues y estás en mi corazón. Echo de menos tu calor, tu mirada, tu alegría cuando salías a recibirme al llegar a casa. Tu cariño cuando estaba triste, tu vitalidad cuando salíamos a pasear. Echo tanto de menos tu presencia en mi vida.

 

Ahora, sonrió al recordar cómo me enfadaba cuando cogías mis zapatos y los mordisqueabas, o cuando jugando con la pelota verde, rompiste el jarrón de cristal de la mesita de la entrada, o cuando te tumbabas en mi cama llenándola de pelos. Y cuando te reñía, ponías carita de no haber roto un plato,

 

Me enseñaste que hay que vivir el momento presente. A que todo pasa, a que la vida está llena de instantes únicos. Me diste fuerza cuando ésta me faltaba, y alegría en mis días tristes.

 

Te fuiste tal y cómo eras, con tu dulce mirada en los ojos. Sé que estás en un lugar estupendo, junto a otros perros y animales. Sé que cuidas de mí, de la misma manera que lo hacías cuando estabas conmigo.

 

Y a pesar de saber todo esto, te echo tanto de menos.

 

A veces me atrapa la culpa, siento que pude haber hecho más, que podía haberte cuidado mejor, estar más atenta a tus necesidades.. Me asaltan los "y si hubiera hecho esto o lo otro", pero después me doy cuenta de que hice todo lo que estuvo en mis manos para que estuvieras bien.

 

Hemos compartido tantas cosas juntos... Si, te echo de menos, mi  viejo amigo y mi fiel compañero.  Hasta siempre. Gracias.

Envía tu comentario
Tu nombre:
Tu comentario:

Malaquita y aventurina verde: mirando al futuro con amor

 

Imagen: Spiral Áurea

 

 

Seguimos viviendo tiempos difíciles, sin embargo, comienza a atisbarse la esperanza. Y, ¿cuál es el color con el que se asocia la esperanza?. Sí, eso es, el verde.

 

El verde también es el color del cuarto chakra, el del corazón. Vamos a potenciar la esperanza, la confianza y la apertura a la vida desde el amor, con dulzura y armonía.

 

En esta ocasión, te proponemos hacerlo a través de los minerales y los cuarzos de color verde. Seguramente conocerás algunos de ellos como la esmeralda, el cuarzo verde, el olivino, la malaquita, la serpentina, el jade, etc.

 

Hay tantas piedras verdes maravillosas que resulta difícil elegir una. Hemos elegido dos de ellas, la malaquita y la aventurina verde. Son fáciles de encontrar, tanto en cantos rodados, como en bruto. Te recomendamos que si eliges trabajar con la malaquita, lo hagas siempre en su forma pulida, ya que su polvo es tóxico cuando se encuentra en bruto sin pulir.

 

¿Cómo trabajar con la malaquita y la aventurina verde?

 

La malaquita, es fácil de distinguir por sus círculos veteados que alternan el verde oscuro y el claro. Cuando está pulida, tiene un brillo muy intenso. Los egipcios ya la utilizaban como símbolo de poder. 

 

La aventurina, es un cuarzo de color verde claro. Entre sus muchos beneficios está el transmutar la energía negativa en positiva facilitando así, que se aquieten los pensamientos lo que ayudará a que puedas conectar con tu escucha interior.

 

Te recomendamos que para trabajar con ellas lo hagas con cantos rodados y pulidos por su comodidad y tacto suave. Los encontrarás en formas de esferas, ideales para meditar con ellas; planos, para colocar sobre la zona del  cuerpo que desees activar.

 

El color verde aporta armonía y tranquilidad, tiene efectos sedantes y relajantes. Y si añadimos las propiedades de estas piedras, aumentamos su beneficio. La malaquita por su poder de transformación y cambio; y la aventurina verde, por su relación con la abundancia a todos los niveles. Las dos juntas tienen una energía muy potente, capaz de amplificar tu bienestar interior siempre que lo hagas a través de una mirada amorosa.

 

Toma las piedras en tu mano. Llénalas con tu energía. LLévalas a tu corazón, siente como un rayo de color verde llena de paz y amor tu pecho, tus pulmones. Respiras mejor.

 

Si sientes que quieres colocar las piedras en otra zona de tu cuerpo, hazlo. Escucha a tu intuición. Fluye. La energía de estas piedras es amorosa, es positiva, es transformadora. Te ayudarán a calmar tu mente, tus pensamientos, a disolver tus miedos, a relacionarte más amorosamente contigo mismo y con los demás. Su energía es sanadora y transformadora. Y en estos días de cambios inciertos, te ayudarán a mirar hacia delante con esperanza y paz.

 

Te animamos a que comiences a trabajar con los cristales y minerales. Fluye y observa lo que sucede en tí. Te sorprenderás.

Envía tu comentario
Tu nombre:
Tu comentario:

El poder está dentro de tí

 

Imagen: Pixabay

 

 

Ya se ha iniciado el desconfinamiento provocado por el coronavirus. Y la verdad, cuánto se agradece pasear fuera, en la calle, aunque sea un ratito. Ves otras caras, escuchas otras voces, dejas de contar los pasos que das en el pasillo de casa, y sobre todo, sientes como el aire  fresco acaricia tu cara.

 

Estos días han dado mucho de sí y aún lo que seguirán dando. Este período me ha servido para escucharme, para conocerme mejor a mi misma, para resintonizarme conmigo, para observar y disfrutar de lo que soy y de lo que tengo.

 

Afortunadamente, no he vivido un aislamiento duro ni difícil. Ha habido días más complicados que otros, altibajos y momentos en que no me aguantaba a mi misma, pero también ha habido mucho aprendizaje y agradecimiento.

 

Me he adaptado con relativa facilidad a las nuevas circunstancias. Las primeras semanas hacía kms. por el pasillo de casa buscando estar activa y hacer ejercicio. Mi cuerpo lo agradeció mucho. También noté otros beneficios. El andar se convirtió en algo más, en una meditación activa que me permitió observar mis pensamientos y mi estado emocional. 

 

Caminata tras caminata fui conectando con mi Yo, mi mirada fue más profunda y sincera. Me preguntaba: ¿qué es lo que quiero en mi vida?, ¿qué necesito?, ¿qué me falta o qué me sobra?, ¿dónde quiero estar y hacia dónde voy?, ¿cuáles son mis metas?, ¿cómo me siento conmigo misma y en relación a los demás?, etc. Fue un trabajo interesante y revelador. Porque una cosa es lo que crees que tienes y quieres; y otra, es la realidad; a veces coinciden ambas y otras, no.

 

De vez en cuando, toca hacer revisión de uno mismo de la manera más sincera posible. No siempre resulta fácil indagar en tus sombras, aunque merece la pena el intento sobre todo, cuando descubres que hay más luz en tu vida de la que pensabas.

 

Mirar hacia dentro a calzón quitado, me ha hecho darme cuenta de dónde tengo que poner más atención para no disiparme, de qué aspectos quiero potenciar de mi misma, cuáles quiero trabajar y pulir y además, encontrar la manera de llevarlo a cabo.

 

A lo largo de este confinamiento he podido hablar con muchas personas y sigo haciéndolo, que han compartido conmigo sus preocupaciones, miedos, ilusiones, metas y deseos. Cada persona es un mundo y ante circunstancias tan duras y difíciles como las que estamos viviendo, sacamos lo mejor de nosotros aunque a veces no lo valoremos o reconozcamos como se merece. Una parte importante de mi trabajo consiste en recordar que contamos con las herramientas necesarias para salir adelante, para florecer y avanzar en la vida

 

Todo este proceso del confinamiento, me ha ayudado a valorar aún más a mi entorno, tanto a los que están cerca como a los que están lejos. Una vez más la distancia no ha sido un impedimento para estar unidos, recordar, compartir, reír, en definitiva, para ser y estar. La tecnología se ha convertido en una aliada acercando a quién estaba lejos. Ha hecho presente lo lejano. Agradezco de todo corazón la paciencia, el amor y el cariño con el que me han tratado, cuidado, acompañado y amado.

 

De esta mirada interior me quedo con varias reflexiones; pero la más importante, es la de recordar que el poder siempre está en uno mismo. Ese poder, es la fuerza que tienes, esa que hace que te levantes cuando caes, llores cuando lo necesites, rías hasta que salgan agujetas, busques ayuda cuando lo necesites, valores el camino recorrido... Se siempre amoroso contigo mismo, ahí reside la clave de tu poder.

 

Sí; elijo quedarme conmigo misma. Me escojo a mi, me escucho, me observo, me valoro, soy fiel y leal a mis ideales, a mis metas. Me animo a pesar de las dificultades, me escojo a pesar de los miedos, me motivo y animo ante las dificultades. Y sobre todo, me amo siempre, en todas las circunstancias y situaciones.

 

Y tú, ¿qué has aprendido?.

Envía tu comentario
Tu nombre:
Tu comentario:

Tres propuestas para el día del libro

 

Imagen: Spiral Áurea

 

 

El 23 de abril celebramos el día del libro. Y el que estemos aislados no impide que lo festejemos por todo lo alto.

 

Muestro tres de los libros que están en mi mesita de noche. Son distintos entre sí, pero todos ellos muy interesantes.

 

El primer libro, seguramente ya lo habrás leído, se trata de "El Principito" de Antoine de Saint-Exupéry. La primera vez que lo leí, tendría unos diez años, reconozco que no entendí el entusiasmo que sentía por él, una tía mía, que me lo había regalado. Si, lo leí. Me pareció un poco raro y desde luego, no comprendí porque mi tía estaba tan emocionada cuando hablaba de él y me describía algunos pasajes del libro. Más adelante, reconozco que tuvieron que pasar varias décadas, volví a releer el libro. Y fue entonces, cuando entendí a mi tía.

 

Es un libro con el que he disfrutado tanto de su lectura, como de las reflexiones que realiza Saint-Exupéry sobre varios temas que van desde la amistad, al amor, a cómo se comporta el ser humano, en definitiva, habla de la vida.

 

Otro de los libros es "El niño emocional que habita en tí" de Marie Lise Labonté. Su título ya indica cuál es su temática. Se trata de un viaje emocional y psicológico para conocerte un poco más al ir al encuentro de tu niño interior, cómo reconocer tus heridas, sanarlas y cómo reconectarte con contigo mismo. Puedes leerlo desde un punto de vista personal, de autoconomiento, o como guía de consulta.

 

Y el tercero es "Usted puede sanar su vida" de Louise L. Hay. Un libro de lectura fácil y sencilla, con muchos ejercicios que ayudan entender el porqué de algunas de las enfermedades que padeces y cómo puedes sanarlas siendo consciente de lo que hay detrás de ellas. El enfoque es más emocional que físico.

 

Todos los libros son interesantes. Abren la mente, estimulan la imaginación, la creatividad, nos llevan de la mano a un mundo mágico y especial, en el que podemos divertirnos, aprender, disfrutar, discrepar, reír, llorar, en definitiva, vivir.

24/04/2020 23:21:43 Angeles
Que libros tan interesantes cuales nos recomiendas.?
25/04/2020 12:22:18 Spiral Áurea
Hola Angeles,

Si que lo son. ¿Cuál recomiendo? Todos. Aunque va a depender del tipo de lectura o teme en la que estés interesada.

Besotes.
30/04/2020 08:55:02 Sergio
El Principito, hermoso libro.
30/04/2020 23:15:21 Spiral Áurea
Hola Sergio,

Ya lo creo. Veo que tenemos la misma opinión. Un libro precioso que invita a soñar, a pensar, a reflexionar.

Besotes.
Envía tu comentario
Tu nombre:
Tu comentario:

14 de abril: un mes de aislamiento

 

Imagen: Pixabay

 

 

Hoy es un día especial para mí. Aparentemente es igual a los demás, en cuarentena, y sin embargo, es diferente. ¿Por qué? Sencillo, hoy hace justo un mes que comenzó mi aislamiento. Mi situación es la misma o muy parecida a la vuestra. Los que tenéis niños empezasteis un día antes.

 

Sí, seguimos aislados y confinados. Espero que lo estéis llevando lo mejor posible, con sus altibajos, el estrés, la ansiedad y con sus momentos divertidos y relajantes.

 

Durante este período estoy aprendiendo mucho sobre mi misma. Me permito observarme desde fuera, con calidez y amor, intentando comprender con dulzura qué me molesta, qué me angustia, qué me preocupa. Y sobre todo, disfruto al máximo sintiéndome libre a pesar de estar recluida. La mente es muy poderosa, te lleva adonde tú le conduzcas, ya sea al miedo o al pánico, o a estar en paz contigo mismo. Es un aprendizaje.

 

Son muchas las personas que están pasando por situaciones difíciles, muchas viven solas, otras con la angustia y preocupación por saber cómo se encuentran sus familiares. Otras, rotas de dolor tras la muerte de sus seres queridos. Estamos atravesando por un período muy difícil y complicado a todos los niveles, que deja una huella muy profunda en todos. Habrá un antes y un después.

 

Adaptarse a esta situación no resulta siempre fácil, ni todos podemos hacerlo de la misma manera. Cada uno de nosotros, lo hace lo mejor que puede y sabe.

 

El tiempo pasa rápido. En mi caso, al principio del aislamiento, escribí una lista de objetivos a realizar: desde pintar la casa, hacer los arreglos que hacen falta, estudiar, leer .... Hace unas dos semanas, había cumplido casi la mitad de los objetivos de la lista, y otros muchos, que no estaban en ella. He dedicado más tiempo a escuchar y a conversar con mi entorno. He aprendido a realizar videollamadas. He recuperado las largas charlas que tenía antes con mis amigas, esas que por la ajetreada vida diaria no podíamos tener tan a menudo tal y como nos gustaría.

 

En mi día a día, suelo meditar y me ayuda mucho. Ahora sigo haciéndolo, aunque sean 5 minutos diarios. Lo que ha cambiado es que me permito estar en ello plenamente consciente. ¿Eso significa que antes no lo hacía bien? No. La gran diferencia está en que ahora me doy permiso para no tener prisa. Es curioso, porque el tiempo de meditar es el mismo, sin embargo el beneficio es mayor. La conclusión: cuando vuelva a mi rutina diaria tras el aislamiento, volveré a meditar durante 5 minutos poniendo los cinco sentidos en ello. Viviendo el presente.

 

A lo largo del día procuro estar activa. Sigo trabajando atendiendo las consultas telefónicamente y online. Preparando nuevos cursos y talleres para el verano y el curso que viene. Medito, converso, descanso, procuro andar kms. a lo largo del pasillo, envio energía, hago Reiki...

 

Y a las 8 de la tarde, llega uno de los momentos más especiales del día. Salir a la ventana a aplaudir a todas las personas que están cuidando y velando de todos nosotros trabajando en condiciones muy duras sin apenas medios. Agradezco enormemente su gran trabajo.

 

Aprovecho además toda esta gran energía que creamos entre todos, para envíar luz y amor a todos los seres que están partiendo, diciéndoles que están presentes en nosotros, que no están solos, que todos y cada uno de ellos está en nuestro corazón. Tú también puedes unirte y enviar luz y amor.

Envía tu comentario
Tu nombre:
Tu comentario:

El lado positivo del aislamiento por el coranavirus

 

Imagen: Pixabay

 

 

Son días de cuarentena y de aislamiento sanitario para intentar acabar con el coranavirus. Esta pandemia genera incertidumbre y desconfianza ante lo desconocido, nos preguntamos: "ahora qué va a ocurrir". Las noticias que llegan son realmente alarmantes y todo ello a su vez genera una gran preocupación incluso angustia, ansiedad y miedo. Es muy importante mantener el equilibrio, la calma, estar en nuestro eje, en nuestro centro.

 

Lo opuesto al amor es el miedo. Y seamos sinceros, el miedo tiene mucha fuerza, sobre todo, cuando lo alimentamos volviendo a pensar en ello una y otra vez. Y, sí, el antídoto al miedo es el amor. El amor es confianza, es equilibrio, es armonia. Toca trabajar y potenciar el amor en nuestra vida. Observa qué te hace feliz, qué te aporta paz, claridad, seguridad, armonía, bienestar. Refuérzalo siempre que te sea posible.

 

Vamos a mirar el lado positivo de toda esta situación. Tenemos en nuestras manos un gran tesoro. Se llama, tiempo. Tiempo para estar con uno mismo y con los demás. Tiempo para la escucha, la reflexión, para sentir, conectar y reconectar con nuestro ser. Tiempo para cuidarnos y cuidar a los demás. Tiempo para reordenar la vida, los sueños, los proyectos. Tiempo para reconocernos en los otros, para descubrir cuáles son nuestras prioridades. Tiempo para reevaluar la vida. Es una gran oportunidad para mirar hacia dentro y ser. Tiempo de evolución y crecimiento.

 

Tendemos a vivir rápido y deprisa. Casi no saboreamos la vida, nos devora. El ritmo que llevamos es brutal, apenas queda espacio para sentir, respirar, amar, empatizar, cuidar...

 

En apenas estas veinticuatro horas que llevo aislada, he observado que el silencio se escucha y se percibe con toda su intensidad. Me gusta el silencio, desde siempre. Voy a aprovechar este inusual silencio y la tranquilidad que reina en mi entorno para poder meditar, encontrame conmigo misma, tomarme tiempo para sentir, reconectarme... ese tiempo de más que antes el ritmo de vida cotidiano no me lo permitía. Sin duda alguna, es un gran regalo.

 

¿Cómo voy a pasar estos días? Haciendo aquello para lo que no suelo encontrar tiempo o tener tanto como me gustaría. He escrito una lista de todo aquello que quiero hacer. Leer, tengo una pila de libros muy interesantes que me mira con ojitos. El único problema es que no sé por cuál comenzar. Recuperar las buenas conversaciones. Ponerme al día con la tecnología. Trabajar, preparar cursos y talleres. Hacer ejercicio: yoga, estiramientos... En definitiva, cuidarme por dentro y por fuera.

 

¿Cuál es tu lista?, ¿te apetece compartirla?

 

Se me olvidaba, si te has preguntado si trabajo estos días, la respuesta es sí. Las consultas solo serán teléfonicas durante estos días.

Envía tu comentario
Tu nombre:
Tu comentario:

La morganita: trabajando el amor incondicional

 

Imagen: Spiral Áurea

 

 

Ya estamos en Febrero y este mes lo dedicamos a la maravillosa y amorosa morganita. Seguimos trabajando el cambio, la transformación y la renovación. Todo cambio interior que hagas se verá reflejado en el exterior.

 

La morganita es un berilio de color rosa. Seguro que te suena el nombre de sus "hermanas": la esmeralda y la aguamarina. Se asocia al cuatro chakra, al del corazón, el del amor. Por su color es fácil confundirlo con el cuarzo rosa. Quizá su tono sea algo más pálido y nacarado que el del cuarzo rosa.

 

La energía de la morganita ayuda especialmente a abrir caminos, a encontrar soluciones en momentos de incertidumbre o bloqueo; y por supuesto, ayuda a querer y a amar. Encontrarás en la morganita un apoyo amoroso en los cambios y las transformaciones personales y también, en las relaciones, ya sean con uno mismo o con los demás.

 

¿Cómo trabajar con una morganita?

 

Si acabas de conseguir una morganita, lo primero que debes hacer es limpiarla para así eliminar cualquier tipo de energía que esté asociada a ella. No tiene porqué ser negativa, sencillamente elimina lo que no tenga relación contigo.

 

Después, puedes activarla, dándole tu energía, conectando con ella. Una vez, establecida la conexión, ya puedes trabajar con ella. Y si lo deseas, puedes programarla para un fin concreto. En este caso, la morganita te ayudará especialmente a conseguir el propósito para la que la has programado. 

 

Toma la morganita en tu mano, siente su energía. Lleva la atención a lo que deseas trabajar o conseguir. Tal vez, sea mejorar la relación contigo mismo, quererte más, tener mayor autoestima. O quizá lo que quieres sea encontrar a tu amor, a tu pareja, o simplemente mejorar las relaciones que tienes con los demás: familia, amigos, compañeros, etc. ¿Y por qué no potenciar ambas?

 

Siempre que la morgonita tenga un tamaño apropiado, te animo a que la lleves contigo. También puedes optar por dejarla debajo de la almohada y dormir con ella, y así posibilitar el recibir información a través de los sueños.

 

Personalmente, cuando decidí trabajar con la morganita, me sorprendió que pese a su tamaño, apenas medía 1,5 cms., sintiera tanto su energía. Me pareció muy potente y notaba cómo vibraba en la palma de mi mano. No trabajé ningún propósito, sencillamente, decidí dejarme llevar y fluir. Me gustó trabajar con ella. Me aportó paz y calma en momentos difíciles y complicados; y me mostró muy sutilmente la direción más adecuada que debía seguir para lograr mis objetivos.

 

Si te apetece trabajar el amor a todos los niveles: el incondicional, hacia tí mismo, el de pareja, y en general sanar todo tipo de relaciones, la morganita será una de las piedras que más puede ayudarte. Déjate sorprender por la intuición, escucha a tu corazón, fluye y ve hacia delante. Atrévete a descubrir qué mensajes y apoyo puede aportarte la morganita.

Envía tu comentario
Tu nombre:
Tu comentario:

La energía de 2020 a través del tarot

 

Imagen: Spiral Áurea. Carta XX. El Juico del Tarot de La encantadora de sueños.

 

 

Lo prometido es deuda, así que vamos a hablar de la energía de este año de 2020 desde la perspectiva del tarot.

 

El tarot está compuesto por 78 cartas o arcanos que a su vez, se dividen en dos grupos: los arcanos mayores y los menores. Las cartas que tienen mayor importancia por la información que dan, son los mayores. Son 22 cartas, que se enumeran del 0 al XXI.

 

Comenzamos

 

Palabras claves: renacer, resurgimiento, pruebas, retos, intuición, lo desconocido, empoderamiento.

 

Este año 2020 se presenta como un año de resurgimiento. Renaces al superar pruebas y retos que llegan a tu vida cuando estás preparado para resolverlas, aunque no siempre te sientas preparado y tengas miedo al creer que no sabrás o podrás superarlas. No tienen porqué ser difíciles, aunque si marcarán un antes y un después. Existe un punto de inflexión importante. Este renacer abarca a todos los ámbitos de la vida, desde un cambio interno al reconocimiento de tus logros y valía por parte de los demás. Y también desde lo más superficial a lo más espiritual.

 

¿Cómo lo consigues? En ocasiones, afrontar los retos asusta e inquieta. Se trata de tirar lastres, de sacar fuera lo que ya no sirve o se ha quedado caduco y obsoleto. Y si, puede que cueste un poco liarse la manta a la cabeza y salir de la zona de confort. Entre otras razones: los apegos, las dudas e inseguridades.

 

¿Con qué cuentas a favor? Contigo mismo. Con tu experiencia, con tus caídas, tus heridas, tus cicatrices; y también, con tu fuerza, con tu autoestima, con tu bagaje, con tus ganas de cambio, con tus superaciones y éxitos, con tus logros.

 

Y este año, apóyate aún más si cabe en la intuición y la determinación. Ambas, van a servirte de guía y brújula en todos los momentos. Presta atención a la intuición, a tu voz interior, a esa certeza interna, a ese pálpito, al servicio de tu determinación. Enfócate en lo que deseas lograr. 

 

Otro punto importante a tener en cuenta, es que a lo largo de este tiempo puedes recoger los frutos de lo que sembraste anteriormente. Los demás, tu entorno: pareja, familia, amistades, trabajo, etc. pueden comenzar a ver aquello que hasta ahora parecía invisible. Tu trabajo de hormiga se verá recompensado con el reconocimiento y la valoracion positiva.

 

 

Resumiendo

 

2020

 

Está formado por dos números 20. El 20 se corresponde con la carta XX. El Juicio, que representa el resurgir del ave fénix. La vida te pone a prueba una y otra vez hasta que aprendes la lección o lo que tenías que aprender en determinado momento o situación. Estas pruebas ayudan a crecer y evolucionar. Se produce un cambio muy importante a nivel interior, lo que producirá que puedas avanzar y volar. Se produce un renacer, y hay un reconocimiento de tu persona y de tu valía.

 

2020 = 20 + 20 = 40 = 4 + 0 = 4

 

El número 4 corresponde a la carta IV. El Emperador, que entre otros significados encontramos la autoridad y el poder, la determinación y el empoderamiento.

 

2020 = 2 - 0 - 2 - 0

 

La carta que lleva el número 2 es II. La Papisa o Suma Sacerdotisa, que representa la intuición, la escucha interior.

 

La carta 0 es la de El Loco, que representa lo nuevo, lo que se idea pero aún no se ha concretado.

 

 

Recomendación: Intenta mantener tu equilibrio personal ante los posibles cambios que se avecinan; tienes en tu intuición y en tu determinación las mejores herramientas para transitar por este año . 

19/06/2020 00:30:01 sofia
si esta bien
19/06/2020 00:43:49 Spiral Áurea
Hola Sofía,

Me alegro que te parezca que está bien. :D.

Besotes.
Envía tu comentario
Tu nombre:
Tu comentario:

La charoita: piedra de transformación

 

 

Imagen: Spiral Áurea

 

 

 

Acabamos de estrenar el año, apenas han pasado unos días de este mes de enero. 2020, viene con fuerza, invita a la transformación y a la renovación. Atentos al próximo post que publicaremos en del blog, en el que hablaré sobre la energía de este año 2020.

 

Y desde ya mismo, en Spiral Áurea, ponemos en marcha un proyecto que nos parece muy interesante. Cada mes hablaremos de una piedra, de un mineral, de un cristal. Si sientes y vibras con alguna, te invitamos a que trabajes con ellas. 

 

Comenzamos hablando de una piedra que no es de las más conocidas: la charoita. Es una piedra de transformación y de sanación. Ayuda a afrontar los miedos y a transformarlos con sutilidad y mucho amor.

 

La charoíta, junto con otras piedras de las que iremos hablando, pertenecen al grupo de piedras denominadas "de la Nueva Era" con un nivel vibracional muy elevado que están aquí para ayudarnos a trabajar y a evolucionar hacia una mayor conciencia y evolución, y hacia el cambio vibracional al que se encamina la Humanidad en esta era de Acuario.

 

Son fáciles de distinguir por su color característico o principal que es el lila o malva (que las diferencia del color morado de las amatistas), el cual aparece entremezclado con otros tonos como el verde, el blanco nacarado, el negro o el marrón. Se relaciona con el cuarto chakra y con los chakras superiores. Los chakras del corazón y los espirituales, la charoita integra la energía más elevada en nuestro corazón.

 

Las charoitas que he visto y con las que he trabajado son de tamaño pequeño, cantos rodados, perfectos para llevarlos en la mano, en un bolsillo, ponerlos debajo de la almohada, etc. A pesar de su tamaño, su energía es amorosamente potente.

 

Puedes trabajar con ellas en meditación, llevándolas contigo, sintiéndolas junto a tí. Te ayudarán tanto si deseas eliminar y sanar heridas emocionales: pérdidas, duelos, rupturas, los miedos que no te dejan avanzar, como también a conectar con el amor incondicional. Te acompañarán en los cambios importantes de tu vida ya sean a nivel evolutivo y de transformación personal.

 

Todo cambio exterior comienza por el interior. ¿Qué deseas cambiar?. Tal vez sea un hábito, una creencia, o perder el miedo ante un hito o evento importante como cambiar de trabajo, cambiar de casa, superar una pérdida o ruptura, etc.  La charoita te ayuda a sentirte más conectado contigo mismo de manera amorosa.

 

¿Cómo trabajar con una charoíta?

 

Ponla en tu mano. Conecta con ella. Siente su energía.

 

Puedes hacer una pequeña meditación. Piensa, siendo lo más objetivo posible, qué aspectos funcionan en tu vida, qué va bien, qué te nutre, qué te motiva, qué te hace amar, qué te conmueve, qué deseas y anhelas, qué tienes a tu favor, dónde están los obstáculos y los retos a afrontar, qué dolor y heridas emocionales quieres trabajar, que miedos bloquean esos cambios que son necesarios para evolucionar.

 

¿Solo hay que iniciar un cambio cuando algo no funciona en tu vida?. No. También puedes trabajarlo porque deseas conocerte mejor, ser más consciente, tener ganas de superar retos...

 

Toda transformación, se inicia con un movimiento interior que puede generar cierta inquietud, incomodidad e incluso momentos de estrés y angustia. Miedos. No siempre resulta fácil mirar hacia dentro, qué cambiar, qué mover, mirar las sombras, el lado oscuro. No te centres solo en tus miedos, observa también cuáles son tus puntos fuertes, dónde reside tu fuerza y cuáles son tus cualidades, serán tu apoyo para dejarlos a un lado y evolucionar.

 

Confía en tí, en tu intuición, en tu corazón. Escúchate y adelante.

Envía tu comentario
Tu nombre:
Tu comentario: