Respuestas y guía para la vida, el corazón y el alma.
Orientación, espiritualidad, duelo.
Coach evolutivo y espiritual.

Acompañando desde la distancia

Acompañando desde la distancia

 

 

Vivimos tiempos difíciles en los que es realmente complicado, por no decir casi imposible, acudir a los centros de salud y a las residencias de ancianos, atender a las personas enfermas, visitar a nuestros familiares, especialmente si son mayores, dar y recibir un abrazo, sentir el contacto físico ...

 

A pesar de todas las trabas e impedimentos, es bueno recordar que puedes seguir acompañando a todas aquellas personas a las que amas, quieres y cuidas aunque estén lejos o no puedas acudir a visitarlas.

 

¿Cómo acompañarles en la distancia?

 

Sobre todo y especialmente, siendo presencia y estando presentes en amor, energía y comunicación.

 

Comencemos por lo imprescindible: calidad, calidez, empatía, cariño, amor y siempre que se pueda, cantidad. Cantidad de minutos, de sonrisas, de silencios, de risas, de mimos, de escucha, de presencia.

 

Conecta con la persona a la que deseas acompañar de corazón a corazón. Sé siempre tú mismo.

 

Cuando se acompaña desde la distancia, falta el contacto físico, no puedes tocar, acariciar, abrazar. Por lo que, siempre y cuando tengas contacto visual, el lenguaje corporal, las miradas, los silencios, la escucha, los gestos, cobran más importancia, por ser el nexo de unión entre ellos y tú. Si el contacto es por audio, la voz, el tono, la fuerza, la entonación que emplees, será la herramienta en la que podrás apoyarte para transmitir lo que deseas.

 

Si tienes acceso a la tecnología puedes hacer una llamada, una videollamada, enviar un mensaje, un correo, etc.

 

En caso de que no puedas hacerlo, puedes visualizar que está delante de tí la persona con la que deseas comunicarte y acompañar. Dile todo lo que deseas expresar. Y observa qué sucede. Es posible que recibas información o mensajes suyos a través de los sueños.

 

También puedes trabajar con la energía. Ya sea con Reiki, enviando luz y amor, acompañando con oraciones.

 

En la medida que puedas, abre tus sentidos, ya sean el oído y la vista. Comunica, expresa con la voz, con la mirada. Presta atención a los detalles, tal vez un silencio, un gesto... Los ojos son el espejo del alma, una mirada amorosa lo dice todo. Llega a lo más profundo e íntimo de cada ser.

 

Y hagas lo que hagas, digas lo que digas, hazlo desde el Amor. No olvides que los abrazos se dan con el corazón y llegan al alma.

 

Sé presencia. El Amor conoce el camino del corazón. Sé Amor, da Amor.

03/12/2020 09:02:59 Isa
Hola María Eugenia, no había leído este artículo tuyo hasta hoy, y la verdad es que me ha tocado de lleno, como todo lo que tú comunicas. Tengo una tía con alzheimer muy avanzado ingresada desde hace muchos años a la que sólo puede verla su marido y muy pocas veces. Pues hace poco ,me contaron una anécdota graciosa de ella y cogí la última foto que tengo con ella, y cada día le mando todo mi cariño y mi luz. Estoy segura que la recibe. Gracias porque tienes mucha " culpa" de ello. Eres un sol.
04/12/2020 00:28:45 Spiral Áurea
Hola Isa,

Genial, Isa. Me parece estupendo lo que haces con la foto de tu tía. Seguro que le llega tu energía y tu amor.

Mil gracias por tus palabras. Aunque lo único que he hecho, ha sido recordarte lo que valiosa y estupenda que eres. El resto, Isa, es tu propio trabajo. Lo estás haciendo genial.

Besotes.
Envía tu comentario
Tu nombre:
Tu comentario: