Respuestas y guía para la vida, el corazón y el alma.
Orientación, espiritualidad, duelo.
Coach evolutivo y espiritual.

El amor está en ... tí

 

 

 

 

El día 14 se celebra San Valentín. Normalmente lo asociamos con el amor de pareja, con el enamoramiento. Sin embargo, el amor es completo en su totalidad. El amor es único y total aunque nos empeñemos en catalogarlo.

 

El amor comienza cuando eres capaz de mirar hacia dentro, de sentirte, de aceptarte, de valorarte aún sabiendo que no eres perfecto. El amor sigue presente cuando reconoces que no lo sabes todo, cuando aceptas que eres vulnerable, sensible, tímido y fuerte, valiente y capaz. Y por supuesto, cuando disfrutas de tus aciertos y éxitos. De acuerdo, en ocasiones, el darte cuenta de ello, es un camino de largo recorrido al que llamamos aprendizaje, evolución, despertar de conciencia. Simplemente es vida.

 

Si no te amas, es más difícil mirar hacia tu interior y hacerlo con una mirada dulce, con la mirada del perdón. Miráte desde el corazón. No con la mente. El corazón no juzga, perdona, ama.

 

Amarte significa no juzgarte, respetarte, cuidarte. Conocer dónde te duele la herida y su profundidad, tus cicatrices, tu sombra, tu lado vulnerable; todo ello, no te debilita, al revés, te lleva a tu esencia, a conectarte contigo mismo, a tu ser.

 

No culpa, si responsabilidad. La culpa atrapa en un bucle de dolor, de sufrimiento. La responsabilidad te permite cierta objetividad y poder actuar con mayor claridad y conciencia. Poder cambiar de enfoque, de visión facilita tu escucha interior y a su vez el encontrarte. Sintonizar contigo mismo, ayuda y reconforta a tu niño interior. Y así será más fácil perdonarte y a su vez, perdonar.

 

Lo opuesto al amor es el miedo, ya que paraliza, bloquea. Este miedo puede provenir de sentir carencias emocionales, de sentirte abandonado, de no recibir lo que considerabas que necesitabas o merecías, de la frustración, del desencanto, del dolor profundo. Esa es la voz de tu niño interior. Ese que al que muchas veces, le cuesta crecer y sentirse merecedor de amar y ser amado.

 

Ámate, quiérete, mímate, respétate. Date permiso, no temas que vuelvan a hacerte daño, ábrete al amor. El amor cuando es verdadero obra milagros. Ama todo lo que eres y tienes. Ama la diversidad, la diferencia, lo que une, la tolerencia, el respeto, la fuerza. Valórate, ama sin miedo.

 

Haz que todos los días del año sean San Valentín. Ámate.

 

Si te apetece celebrar este día, hazlo. Mímate. Regálate tiempo, escucha. Disfruta plenamente de tu compañía, de tu esencia, de tí mismo.

 

Si además tienes pareja, disfruta del amor que tenéis, de vuestros sueños y metas, de vuestro día a día. Si tienes hijos, sonríeles, ayúdales a amarse, eres su guía confían plenamente en tí. Si tienes mascotas, juega con ellos, forman parte de tu vida y están en tu corazón.

 

Celebra San Valentín por todo lo alto, celebra el amor todos los días, ámate, ama. Permítete amar y ser amado. Recuerda que eres Amor.

 

Imagen: Gaëlle Boissonnard

Envía tu comentario
Tu nombre:
Tu comentario: