Respuestas y guía para la vida, el corazón y el alma.
Orientación, espiritualidad, duelo.
Coach evolutivo y espiritual.

El lado positivo del aislamiento por el coranavirus

El lado positivo del aislamiento por el coranavirus

 

Imagen: Pixabay

 

 

Son días de cuarentena y de aislamiento sanitario para intentar acabar con el coranavirus. Esta pandemia genera incertidumbre y desconfianza ante lo desconocido, nos preguntamos: "ahora qué va a ocurrir". Las noticias que llegan son realmente alarmantes y todo ello a su vez genera una gran preocupación incluso angustia, ansiedad y miedo. Es muy importante mantener el equilibrio, la calma, estar en nuestro eje, en nuestro centro.

 

Lo opuesto al amor es el miedo. Y seamos sinceros, el miedo tiene mucha fuerza, sobre todo, cuando lo alimentamos volviendo a pensar en ello una y otra vez. Y, sí, el antídoto al miedo es el amor. El amor es confianza, es equilibrio, es armonia. Toca trabajar y potenciar el amor en nuestra vida. Observa qué te hace feliz, qué te aporta paz, claridad, seguridad, armonía, bienestar. Refuérzalo siempre que te sea posible.

 

Vamos a mirar el lado positivo de toda esta situación. Tenemos en nuestras manos un gran tesoro. Se llama, tiempo. Tiempo para estar con uno mismo y con los demás. Tiempo para la escucha, la reflexión, para sentir, conectar y reconectar con nuestro ser. Tiempo para cuidarnos y cuidar a los demás. Tiempo para reordenar la vida, los sueños, los proyectos. Tiempo para reconocernos en los otros, para descubrir cuáles son nuestras prioridades. Tiempo para reevaluar la vida. Es una gran oportunidad para mirar hacia dentro y ser. Tiempo de evolución y crecimiento.

 

Tendemos a vivir rápido y deprisa. Casi no saboreamos la vida, nos devora. El ritmo que llevamos es brutal, apenas queda espacio para sentir, respirar, amar, empatizar, cuidar...

 

En apenas estas veinticuatro horas que llevo aislada, he observado que el silencio se escucha y se percibe con toda su intensidad. Me gusta el silencio, desde siempre. Voy a aprovechar este inusual silencio y la tranquilidad que reina en mi entorno para poder meditar, encontrame conmigo misma, tomarme tiempo para sentir, reconectarme... ese tiempo de más que antes el ritmo de vida cotidiano no me lo permitía. Sin duda alguna, es un gran regalo.

 

¿Cómo voy a pasar estos días? Haciendo aquello para lo que no suelo encontrar tiempo o tener tanto como me gustaría. He escrito una lista de todo aquello que quiero hacer. Leer, tengo una pila de libros muy interesantes que me mira con ojitos. El único problema es que no sé por cuál comenzar. Recuperar las buenas conversaciones. Ponerme al día con la tecnología. Trabajar, preparar cursos y talleres. Hacer ejercicio: yoga, estiramientos... En definitiva, cuidarme por dentro y por fuera.

 

¿Cuál es tu lista?, ¿te apetece compartirla?

 

Se me olvidaba, si te has preguntado si trabajo estos días, la respuesta es sí. Las consultas solo serán teléfonicas durante estos días.

Envía tu comentario
Tu nombre:
Tu comentario: