Respuestas y guía para la vida, el corazón y el alma.
Orientación, espiritualidad, duelo.
Coach evolutivo y espiritual.

La noche de San Juan: trabajando con la energía

 

 

 

 

Uno de los días mágicos del año es la noche de San Juan. Si pienso en este día, mi memoria me lleva al olor de la hierba recién cortada, a cenas y reuniones de amigos, a saltar, a alegría, a desprenderse de lo viejo como cuando siendo relativamente pequeños, lanzábamos al fuego de la hoguera los apuntes de todo un año de clases, a vacaciones...

 

Debido a estos tiempos un tanto inciertos que estamos viviendo, es probable no puedas estar delante de la hoguera tal y como hacías otros años. Eso no es un impedimento para poder celebrar como se merece esta noche mágica de fuego, de magia, de rituales, de limpieza, de llegada de lo nuevo.

 

 

Ritual

 

Si te apetece, también puedes hacer el ritual este sábado, que es el Solsticio de verano.

 

Necesitas:

 

Una vela

Hojas de papel

Lápices de colores o rotuladores

Incienso (opcional)

 

Comienza por lo más importante, tiempo para estar contigo, para escucharte, para sentirte, para notar cómo palpita tu corazón y con qué intensidad vibra cuando pones tu atención en tí mismo. Dedícate un tiempo para conectar con tus deseos, metas, proyectos, sueños. Ponte manos a la obra, puedes empezar ya mismo.

 

Ya ha llegado el día 23. Tienes claro lo que quieres conseguir y trabajar. A por ello. Toma lapiz y papel, y escribe todo lo que deseas que se materialice. Por ejemplo: quiero tener pareja; o, quiero trabajar en este lugar o empresa y ganar tanto dinero; o deseo seguir creciendo y evolucionando a nivel espiritual. Plasma todo lo que deseas, sin miedo, con libertad.

 

Si tienes una lista de deseos enorme, te sugiero que los escribas utilizando colores distintos o hagas un pequeño dibujo que represente aquello que deseas conseguir. Por ejemplo: un corazón para el amor; un barco si quieres viajar. Se creativo, ya estás trabajando en ello dándole fuerza a tus proyectos.

 

Toma la vela del color que desees o tengas a mano, -personalmente me gustan las blancas-. Cuando la enciendas, hazlo sintiendo qué tu vida está llena de luminosidad y que la luz ilumina todos y cada uno de tus proyectos. Y si te apetece, también puedes encender un incienso.

 

Toma tu lista de deseos y con ella en la mano o en un bolsillo, salta sobre la vela. Diviértete, disfruta. Ya estás saltando sobre tu hoguera. Por favor, se precavido con el fuego y ten cuidado cuando saltes sobre la vela.

 

Y por último, observa qué pasa estos días, se paciente, fluye. Escúchate, es posible que recibas una señal o algún mensaje que te ayude a materializar aquello que deseas que se haga realidad.

Envía tu comentario
Tu nombre:
Tu comentario: