Respuestas y guía para la vida, el corazón y el alma.
Orientación, espiritualidad, duelo.
Coach evolutivo y espiritual.

Regálate cinco minutos al día, invierte en tí

 

 

 

Vivimos rodeados de ruido, de sonidos estridentes y molestos. Algunos son físicos, como las máquinas, los coches, las conversaciones y la música a todo volumen. Otros, están en nuestra cabeza, son esos pensamientos que no paran de dar vueltas y vueltas como si se tratara de una lavadora en pleno centrifugado.

 

Quizá el ruido más fácil de evitar, es el externo. A veces, basta con bajar el tono, el volumen o ponerse unos tapones en los oídos. También tener unos ventanales dobles e incluso triples ayuda bastante a amortiguar el ruido que tenemos en la calle o por el paso de los coches en las carreteras.

 

Sin embargo, ¿qué podemos hacer para bajar el volumen de nuestros pensamientos? Pensar es bueno y necesario. Entrar en bucle, no. Agota, merma y consume la energía vital, emocional y anímica.

 

En ocasiones, aplacar la mente puede llegar a resultar un trabajo arduo. Hace falta tener un poco de disciplina y ser constante.

 

Es esencial tener un respiro, un momento en el que estar contigo y disfrutar de tu propia compañia. Seguro que tu vida está llena de actividades y ocupaciones. Algunas frustrantes y otras divertidas. Regálate tiempo. Comienza por cinco minutos, y poco a poco irás añadiendo más.

 

¿Qué hacer durante este tiempo? Aparentemente cinco minutos no dan mucho de sí, pero te sorprenderás al descubrir que cunden más de lo que esperabas.

 

Te proponemos:

 

Antes de comenzar, es muy importante, que bajes o apagues el sonido del móvil e incluso si puedes dejarlo en otra habitación mucho mejor, así evitarás la tentación de cogerlo. Solo son cinco minutos.

 

- Realizar estiramientos, estira tu cuerpo siendo consciente de lo que estás haciendo. Pon tu atención en cada zona de tu cuerpo. Céntrate en ello.

 

- Respiraciones sencillas. Lleva tu atención a la respiración. Puedes comenzar contando los segundos que tardas en inspirar y expirar. Si te animas, puedes realizar varias series. Empezando por contar hasta cuatro, cinco o seis inspiraciones y cuatro, cinco o seis expiraciones. Puedes ir aumentando la cifra e incluso entre unas y otras, hacer una parada en vacío, reteniendo la respiración.

 

- Antes de levantarte o al acostarte, o en el momento del día que mejor te venga, prueba a meditar. Observa. Da valor a lo positivo, da valor al hoy, al presente. Ayer, ya se marchó y mañana todavía no ha llegado. Vive ahora. Disfruta del momento único que es el ahora. Dedícate unos minutos solo pata ti.

 

- Escucha música, pon una canción que te guste y te haga sentir bien. Presta atención a la letra, déjate llevar por la música canta y baila. Hazlo a tu manera, relájate, tatarea, disfruta.

 

- Contacto con la naturaleza, si no puedes estar en plena naturaleza, acércarte a ella de otra manera. Seguro que en tu ciudad hay un parque con árboles y flores.

 

Si tienes plantas, dedícales un tiempo. Observa cómo están: es posible que necesiten agua, hayan florecido, etc. Comprueba si están a gusto en el lugar en el que están, o necesitan ser movidas a otro sitio.

 

- Si tienes mascotas, disfruta junto a ellas. Observa cómo viven cada momento.

 

- Ponte en contacto con personas optimistas, agradables. Envíales un saludo, un mensaje, un wasap. La energía positiva es contagiosa.

 

- Recuerda una vivencia, un chiste, una frase que te haga sonreír, reír. Deja que la sonrisa llegue a tu corazón y permite que la risa se expanda por todo tu cuerpo. Y si además puedes, suelta una carcajada a mandíbula batiente.

 

- También puedes practicar yoga, Reiki, dar o darte energía. 

 

Si practicas todos los días, enseguida notarás el beneficio de desconectar y dejar la mente en blanco. Cargarás las pilas y tendrás más vitalidad. Cinco minutos dan mucho de sí y poco a poco irás añadiendo más minutos a tu nueva rutina.

 

Merece la pena invertir en tí. Ánimate a regalarte tiempo, a mimarte, a cuidarte.

Envía tu comentario
Tu nombre:
Tu comentario: